Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/06/03 00:00

    Estado social de los deseos

    Sucedió en la instalación del Congreso realizado en la Universidad Javeriana para conmemorar los 20 años de vigencia de la Constitución.

COMPARTIR

Sucedió en la instalación del Congreso realizado en la Universidad Javeriana para conmemorar los 20 años de vigencia de la Constitución. El auditorio Luis Carlos Galán estaba lleno. La instalación correspondió al rector, al presidente de la República y al decano. Igualmente intervinieron el Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez, el Presidente de la Corte Constitucional y el expresidente Cesar Gaviria.

En sus palabras, con su tono mesurado y aletargadas maneras, el procurador señaló, realizando una valoración sobre las decisiones jurisprudenciales de la Corte Constitucional en relación con el aborto, que con la jurisprudencia constitucional se estaba "cambiando el Estado Social de Derecho por el Estado Social de los deseos". Estado social de los deseos -expresión que me recordó aquella en la que se refiere al libre desarrollo de la animalidad-. Pensé que me estaba perdiendo alguna discusión con respecto a las trasformaciones contemporáneas del Estado. ¿Dónde buscar? Como a Ordóñez le gustan las mayorías, me dirigí a un espacio donde puedo encontrarlas: Google. Haré una búsqueda, dije. Genial genialidad: a lo sumo 15 resultados con esas palabras. El resto o me dirigía a Estado Social de Derecho o a sitios web de contenido prohibido para menores de edad. ¡Cada cual habla desde sus obsesiones!

Varios asuntos se desprenden de este cariacontecido suceso. Asuntos que pueden interesar al procurador -si saca tiempo entre destituciones y rosarios-:

La democracia constitucional tiene como supravalor la pluralidad. Allí se ancla la posibilidad de convivencia en sociedades complejas donde coexisten bienes particulares y colectivos diferentes -jugando la autonomía papel decisivo-. Institucionalmente dos proyecciones son importantes: La Constitución Política (CP) y el Estado social de derecho (Esd). La CP, más que un absoluto normativo, es el marco cultural en el que coexisten opciones vitales diferentes, valores cuya interpretación es necesario relativizar. Desde los gays, la comunidad “aria” colombiana, los gitanos, hasta los redimidos laicos lefebvristas. El ‘Esd’ proyecta la gradual trasformación de las relaciones estado-sociedad e implica, para no caer en estatismos peligrosos, de una legitimidad democrática en el origen del poder político, su sustento o renovación. Es social por su objetivo y democrático por su origen, pero no sexual por las opciones de los ciudadanos ni por las decisiones de los jueces constitucionales.

En ese entramado sus ejes -dignidad y derechos- son protegidos por instituciones diversas. Una de ellas, en nuestro ordenamiento, es el Ministerio Público. Sus funciones, que debe ejercer en un Estado laico y en una sociedad diversa y secularizada, se proyectan en la promoción de los derechos humanos y la protección del interés público. Todo bajo el principio de la legalidad que conlleva el respeto por los fallos de la Corte por su carácter obligatorio. Ese debe ser el marco de sus pronunciamientos los cuales, siendo importantes institucionalmente, no obligan normativamente, no representan valorativamente a la sociedad (como si esta fuera un bloque homogéneo) y, en algunos casos, pueden ser derrotados en el juego democrático (Ejemplo de ello fue la famosa goleada 7 contra 2 del 27 febrero 2010).

* Profesor del Departamento de Ciencia Política de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Javeriana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.