Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/06/08 00:00

    ¿Estamos preparados para el cambio climático?

    Según organismos nacionales e internacionales que hacen seguimiento al cambio climático, el panorama pinta desolador y las medidas de contingencia no se ven por ninguna parte.

COMPARTIR

Dada la gravedad, estas medidas deben ser una política de Estado más no de Gobierno. De nada nos sirve que en medio de una emergencia se dicten decretos o resoluciones si pasadas las catástrofes, con saldos de damnificados y pérdidas incalculables, nos olvidamos del tema. 

La burocracia arrogante y altanera del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, entidad a quien le corresponde adoptar las medidas pertinentes, fuera de que de esto no entiende un carajo, está más dedicado a la campaña reeleccionista del presidente candidato que a cumplir con misión tan delicada, como es la de mitigar la escases de alimentos que se avecina producto del fenómeno del niño, que según el Ideam, se inicia a mediados del mes de junio y se extiende hasta finales del 2014.   

Parecería que las experiencias del pasado no nos han servido de soporte para sortear estas dificultades, siempre dejamos todo para lo último. Lo más grave es que estas improvisaciones se convierten en el festín de los funcionarios corruptos para pescar en rio revuelto. Se tiene conocimiento de las emergencias pasadas: fueron muchos los recursos que se perdieron y las ayudas para reconstruir viviendas afectadas que se convirtieron en  bandera de los politiqueros para hacerse reelegir en las elecciones del marzo del 2014.

Por eso, valdría la pena que  gobernadores y alcaldes visualizaran desde ahora el impacto que puedan tener sus regiones y municipios, frente al fenómeno del niño que se avecina, con el fin de ir adoptando las medidas de emergencia requeridas. 

Aunque se han hecho algunas advertencias, la verdad es que no estamos preparados para enfrentar una época de sequía como la que se avecina, que indudablemente traerá consecuencias fatales para los cultivos especialmente de pan coger que abastecen la canasta familiar. 

Lamentablemente las cadenas productivas del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, encargadas de manejar estos proyectos, pues están en manos de inexpertos. Hemos hecho las respectivas indagaciones con los productores de las principales cadenas de alimentos y las respuestas son bastante desalentadoras.

Es el momento de tener listos los diferentes centros de acopio en las principales ciudades de los respectivos departamentos, con el fin de almacenar los productos más sensibles a la canasta familiar, darles valor agregado para su conservación de corta y mediana duración, para así evitar la ola de especulación y acaparamiento que se nos viene encima producto de las improvisaciones de última hora.

Según informes de la ONU, el 95 % de los cambios climáticos provienen de las fallas humanas y cita casos concretos en Colombia: existen 25 municipios de 8 departamentos que están en alerta roja por falta de agua, incluyendo a Paz de Ariporo en el Casanare, donde han muerto miles de animales y de la Sierra Nevada de Santa Marta que arrasó 3.000 hectáreas de bosques en conflagraciones de verano de hace dos meses.

La deforestación por la minería, y la ganadería extensiva sin ninguna planificación son los principales causantes de los estragos medio ambientales. Según entidades expertas de visita por Colombia, han reportado la falta de previsión y programas que hagan frente a las épocas de cambios climáticos que se seguirán presentando sin  previo aviso. 

Las recomendaciones que se hacen es que debemos prepararnos tanto para las épocas de intensas lluvias, como de intenso calor con vientos huracanados y heladas, que llegarán sin previo aviso puesto que predecirlas es bastante aventurado. 

En el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, (IPCC), celebrado recientemente por la ONU, los efectos se seguirán presentando con signos  devastadores tanto para la naturaleza, como para el hombre, desde ahora mismo y muy posiblemente hasta el año 2.100, en que aparecerán nuevas regulaciones climáticas con grandes sorpresas para el hombre y la naturaleza misma.

Como consecuencia de todos estos fenómenos, el comportamiento de los cultivos estarán sujetos a las previsiones del hombre, o de lo contrario se prevé una escases de alimentos sin antecedentes en la historia de la humanidad. Por consiguiente, se recomienda a todos los gobiernos del mundo, iniciar con carácter urgente medidas de choque que permitan una situación más llevadera.  

Colombia por su ubicación y variedad de climas, si se adoptan las medidas como corresponden a estos anuncios, que si bien son dramáticos, tiene forma de mitigarlos, puesto que disponemos de recursos naturales y humanos para ser aplicados en cada caso en particular, esto siempre y cuando se pongan en ejecución las cadenas productivas con las respectivas alianzas estratégicas de los productos más indispensables de la canasta familiar en la dieta de los colombianos.
       
Continuamos insistiendo que las corporaciones autónomas regionales, Car, junto con las administraciones regionales y locales, son las llamadas a crear conciencia ciudadana sobre las dificultades que se avecinan. 

Esta tarea debe hacerse con escuelas, colegios y universidades y considero que frente a la magnitud del drama que se nos viene, debería ser cátedra de obligatorio cumplimiento, toda vez que con las tecnologías del internet y la informática, los estudiantes pueden hacer seguimiento de los principales recursos naturales que rodean su entorno y al menor deterioro inicien las acciones correspondientes para contrarrestarlos.

Lamentablemente sobre estos temas no tenemos medidas de contingencia ni mucho menos de prevención, cuando aparecen las emergencias es cuando los gobierno deciden adoptarlas  de última hora, cuando ya las devastaciones han arrasado con buena parte de nuestros cultivos, viviendas y bosques, produciendo lo que podría llamarse en el inmediato futuro desplazados por el cambio climático. 

urielos@telmex.net.co
urielos@hotmail.es
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.