Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/04/15 12:25

Somos las historias que contamos

Una gran limitante que ha tenido el Valle para posicionarse como actor relevante en el entorno de los negocios ha sido la ausencia de un discurso económico de región potente y diferenciado.

Esteban Piedrahita . Foto: Guillermo Torres - Revista Semana

Fruto de un ejercicio conjunto de varias instituciones, se viene promoviendo una propuesta de narrativa de competitividad regional, con el título “Un Valle que se Atreve”. Esta plantea 5 fortalezas sobre las cuales construir una “historia” ambiciosa y atrayente para ser apropiada y enriquecida por gobernantes, empresarios y demás vallecaucanos, y que sirva para informar las políticas públicas y los planes privados, trazar visiones y metas compartidas, y posicionar y proyectar la región.

“Un Valle de Gente Creativa”: Así como Medellín se ha apropiado de la narrativa de ser la ciudad más innovadora de Colombia (“Medellinnovation”), el singular caldero de culturas que es el Valle tiene todo para tomarse la categoría de la “creatividad”. Cali es la meca del cine colombiano, la “capital” de un ritmo de alcance global como la salsa y una cantera inagotable de directores, productores y artistas. Pero es también, por ejemplo, la sede de 4 de las principales 10 empresas de software del país las cuales también se incluyen dentro de las llamadas “industrias creativas” de enorme crecimiento alrededor del mundo.

“Un Valle sin Distancias”: El conjunto de ventajas de ubicación geográfica, conectividad e infraestructura física y social que ofrece el Valle representan para las empresas una plataforma privilegiada para acceder a más de 2.200 millones de consumidores en la Cuenca del Pacífico y a más del 70% de la clase media colombiana, que se encuentra a menos de 500 kilómetros por carretera. Estas son las condiciones que han seducido a más de 100 empresas extranjeras a establecerse en el Valle del Cauca, enriqueciendo nuestro tejido empresarial y sociedad.

“Un Valle de Bionegocios”: Con el 2% del territorio del país, el Valle genera 10% de la producción agrícola nacional y reúne 5 clústers empresariales dinámicos que dependen de la producción, aprovechamiento y transformación sostenible de seres vivos. Las posibilidades que hay de emplear aún más nuestra biodiversidad y condiciones naturales en campos como el de los alimentos, la cosmética, la farmaceútica, la medicina y la bioenergía, apalancando las destrezas de nuestras empresas y de más de veinte universidades y centros de investigación y desarrollo especializados, son extraordinarias.

“Un Valle de Ciudades”: Éstas son el gran motor de desarrollo de la humanidad. El Valle tiene un sistema de ciudades único en Colombia (8 con más de 100.000 habitantes) que le ha permitido generar un desarrollo más homogéneo y equilibrado. Este sistema de ciudades ofrece posibilidades interesantísimas de crecimiento en la medida en que las mismas se especialicen y complementen, llegando a arreglos en materia de integración del transporte y los servicios públicos, planificación de la ocupación del territorio, etc.

“Un Valle a la Conquista”: El departamento tiene 1.100 empresas que exportan a más de 130 países y varias decenas con operaciones propias en el exterior. Según Ricardo Hausmann, la diversidad y complejidad de lo que una región produce son determinantes clave de su prosperidad. El Valle tiene la segunda estructura productiva más diversificada del País y la segunda canasta exportadora de mayor sofisticación. En un entorno post-petrolero tenemos todo para ser “Un Valle que se Atreve”.

*Presidente Camara de Comercio de Cali

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.