Domingo, 23 de noviembre de 2014

| 2013/07/11 00:00

Faltan las curules de la Unión Patriótica

El fallo del Consejo de Estado que restituye la personería jurídica de la Unión Patriótica es una buena noticia para el momento político.

Foto: .

Este se caracteriza por el proceso de diálogos y negociaciones entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC que, de lograrse, colocará al país en una senda de posibilidades de lograr un orden de convivencia y una democracia de mayor calidad.

Hay que leer el fallo del Consejo de Estado; su argumentación se afinca en que la UP sufrió un genocidio y con este ataque sistemático fue sacada de la contienda política por métodos criminales, y ante esta circunstancia son totalmente legítimos sus reclamos para recuperar su estatus legal.

La barbarie a la que fue sometida esta colectividad política, en la que participaron agentes estatales, políticos, narcotraficantes, es una herida abierta en esta precaria democracia y le dio nuevas razones a las FARC para mantenerse y expandir su alzamiento armado en los años 90, empeño en el que afortunadamente no fue acompañada por el corazón de la Unión Patriótica, que desde siempre fue y ha sido el Partido Comunista Colombiano.

Este, a pesar de poner una cuota de sangre tan elevada, se mantuvo en la civilidad, lo cual nunca ha sido reconocido por el mundo político y la opinión ciudadana como un acto de valor civil, de la mayor envergadura, en una Colombia que no tuvo el carácter de exigir al estado, enfrentar y parar el genocidio, que se dio de manera sistemática, entre los años de 1985 y 1992, y que continuó durante toda la década de los 90.

La reparación integral a la Unión Patriótica es una tarea pendiente. Desafortunadamente los gobiernos, de manera consecutiva, se han afincado en el negacionismo de las responsabilidades estatales en esta barbarie, a contrapelo de todas la evidencias y fallos judiciales, ya múltiples, que muestran las responsabilidades de agentes del estado y cargos políticos en este genocidio. 

Y de manera terca y poco democrática se han empeñado en no aceptar responsabilidades por acción y por omisión, y han preferido afrontar la demanda judicial interpuesta ante la comisión interamericana de derechos humanos.

Para reparar a la Unión Patriótica, sus sobrevivientes y familiares de los más de tres mil militantes asesinados, hay que concertar con ellos una política y unos planes, los cuales han sido muy parciales, cuando han existido. Luego de la buena noticia de la restitución de la personería, un segundo paso debe ser restituir las curules ganadas en el debate electoral de 1986 y perdidas ante la arremetida a sangre y fuego.

Esto se debe hacer por iniciativa del Gobierno y en concertación con la UP, lo cual implica una reforma constitucional, de ampliación del Congreso, para incluir en él las curules perdidas. Esto es perfectamente posible y sobre lo cual ya hay un ambiente en algunos partidos.

Este logro ha sido posible por la persistencia de una disminuida Unión Patriótica y del Partido Comunista Colombiano, por el liderazgo de la Corporación Reiniciar en cabeza de Jahel Quiroga y la asesoría jurídica de muchas personas, entre ellas la Comisión Colombiana de Juristas. 

Todos ellos y muchos más, anónimos y discretos, porque han sufrido la violencia en carne propia o muy cercana, es que tenemos esta buena noticia y por supuesto, de un Consejo de Estado que falla en derecho y con rigor de comprender la historia de Colombia.

Hay muchos ausentes de esta triste historia que Colombia no puede ni debe olvidar. Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo, José Antequera, Octavio Sarmiento, Pedro Nel Jiménez, Leonardo Posada son algunos de los miles que pagaron con sus vidas la intolerancia y la acción criminal. Ahora, en este día donde hay un poco de justicia, hay que recordarles con respeto.

Ahora que en la mesa de diálogos y negociaciones entre gobierno y FARC se discute el punto de garantías para la participación política, bien haría el gobierno en asumir nuevas iniciativas, para una reparación integral y concertada, sobre este triste capitulo de la historia colombiana, el genocidio al que fue sometido la Unión Patriótica.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×