Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/10/07 00:00

    Manual para ser un Boligarca

    En este texto Fanny Kertzman habla de los Boligarcas, una nueva clase social en Venezuela.

COMPARTIR

Esta guía es para aquellos que han ganado, o más bien han saqueado cerca de 100 millones de dólares en efectivo del gobierno Venezolano, más conocidos como Boligarcas. Esta nueva clase social surgió desde cuando Hugo Chávez lanzó su revolución Bolivariana.

1. Hágase contratista del sector eléctrico o petrolero.

Tal como los bolichicos Derwick, consiga su primer billón de dólares con contratos otorgados a dedo por el gobierno bolivariano para reparar el sector eléctrico. Eso sí, cuando se vaya el fluido eléctrico la culpa no es del contratista sino que hay una conspiración de la derecha fascista.

2. Llame a los amigos del colegio.

Una vez haya asegurado el primer millón de dólares, llame a sus amigos del colegio, como Eduardo Travieso en el JP Morgan, y otros que están trabajando en Wall Street, y abra una o varias cuentas. Si su dinero es de origen sospechoso, empiece a lavarlo antes de que lo deposite en Suiza en un lugar como el CBH Bank donde le blanquean todos los "guisos" como dicen en Venezuela.  

Si no puede abrir una cuenta en Suiza, confórmese con una cuenta en Panamá. También hay "banqueros suizos" en Nueva York que le pueden ayudar. Usted no quiere que le roben lo que ha robado, entonces escóndalo, rápido.

3. Cómprese un jet.


Olvídese de alquilar un Netjet o un Marquis. Esos son para perdedores.  Su jet tiene que tener sus propias iniciales como  VS (Vargas Santaella) o CK (Carlos Kauffmann, el de la valija de Cristina). El jet es el símbolo de que usted es alguien. Que tiene "avión propio". Lo ideal es que sea un  Gulfstream o un Challenger o un Citation. Y si quiere llegar al próximo nivel de exceso cómprese un helicóptero que lo lleve de la casa al avión.  

4. La mansión en España.

Después de que haya construido una mansión en Caracas, compre propiedades sobrevaloradas en Miami, y España. Sin esas propiedades, nadie lo tomará en serio. Grifería en oro para su baño es un paso más allá que el iPad de oro de 24 kilates.

5. Cómprese caballos pura sangre y encarrétese con todo lo que sea equino.  

Para esto no solo tiene que ser Boligarca sino que también pudo haber sido director de la DIAN en Colombia.  Puede dedicarse a jugar polo e incluso tener su propio equipo. Su esposa puede empezar a saltar. Lleve sus caballos a competencias en Europa una o dos veces al año para demostrar que tiene solvencia. Si se tiene que ir corriendo de Venezuela, monte los caballos en el avión.

6. Su esposa o su amante necesitan tener una cuenta muy activa en Facebook o Instagram.


Asegúrese de publicar fotos de su viaje a África, sus aventuras en yate y de lo que se come y bebe. Fotografíe botellas de champaña, joyas, bodas, caballos, el interior de los aviones privados, todo lo que grite ¡dinero! Pero tenga cuidado, no exagere, tal vez no sea bueno que la gente se pregunte de dónde salió tanta plata, tan rápido. Si surge una crisis, cierre todas sus cuentas en Facebook o Instagram abruptamente.  

7. Cree una ONG de caridad o pro-democracia.


En este momento usted ya está en las grandes ligas. Asegúrese que todo el mundo crea que usted es un filántropo que se preocupa por los pobres. Contrate firmas de relaciones públicas y gaste cientos de miles de dólares anunciando una donación de 10.000 dólares a un barrio pobre para que hagan una cancha de fútbol.

8. La Boda.


Asegúrese que las bodas de la familia no tengan lugar en Caracas (Bogotá para el caso colombiano). Las alternativas son: Miami, Madrid, Venecia, o La Romana en República Dominicana. La celebración debe durar por lo menos cinco días, como la de Camilo Torres alias Fritanga, con unos cientos de sus amigos más "cercanos", en algún lugar bien remoto. Haga que la compañía de relaciones públicas logre la publicación en Hola. Si usted es mega millonario, cásese con alguien que tenga un título nobiliario.  

9. El cabildante


Cuando usted esté realmente en el club de los multimillonarios, contrate un súper cabildante, ya sea Republicano o Demócrata, en Washington, o mejor aún, uno de cada partido, para asegurarse de que los periodistas no averigüen mucho sobre su pasado o le esculquen entre las amistades, socios y otros esqueletos en el closet. El objetivo es lograr legitimidad por asociación. En los años ochenta la persona favorita para los billonarios venezolanos era Henry Kissinger. Pero ahora está muy viejito y hay que resignarse con alguien como Al Cardenas. Lo ideal es que sus asesores hayan sido antiguos funcionarios de alto rango, embajadores y/o "respetables" miembros del establecimiento.

10. No se olvide de contratar a un experto en reputación para "limpiar" su perfil online.

Sacúdase todas lo referente a su robo descarado o a sus vínculos con el bajo mundo. Lo ideal es contratar a un delincuente que haga otras actividades extra curriculares, tales como hackear las cuentas de internet de sus críticos, crear falsas acusaciones de pedofilia contra los que lo llaman un hampón, y borrar los tuits o postings de Facebook de aquellos que no lo invitaron a la boda. Lo ideal es limpiar la reputación antes de que usted aparezca en Hola por primera vez.

11. Si es posible, páguele a periodistas para que escriban cosas positivas sobre usted, su progreso y conciencia social.  (Primicias24, El Nacional, El Concreto, Capsula Informativa).

Si le empiezan a publicar mala prensa, contrate a uno de los abogados más importantes de Nueva York para que amenacen a todo periodista que se atreva a revelar la verdad, incluso si lo único que están haciendo es simplemente repitiendo acusaciones publicadas en los principales diarios, basados en la evidencia empírica. Antes lo que hacían, estilo Pablo Escobar, era comprar toda la edición de un diario. Con internet es más difícil

12. Lo más importante de todo, nunca se olvide de su patria, Venezuela.


Sea generoso con sus amigos del gobierno e incluso con la oposición. Déles algo de dinero. Los Boligarcas más exitosos reparten a diestra y siniestra. Si usted no se porta bien, algún día la Justicia americana o la DEA lo podrían agarrar, y usted necesitará donde esconderse. Si su reputación está por el suelo, simplemente espere y mantenga un bajo perfil. Nunca irá a la cárcel. Y con el tiempo los medios y sus amigos olvidarán lo que pasó.

Recuerde, usted es un boligarca venezolano. A usted nunca le va a pasar nada. Eso le pasa solo a los demás.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.