Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/02/08 15:50

    Por qué Claudia López estará en segunda vuelta

    El ganador de las próximas elecciones será aquel que logre recoger el descontento que sentimos todos con la clase política tradicional.

COMPARTIR

Todos sabíamos que acabar el conflicto con las FARC implicaba dejar de lado la guerra para empezar a ocuparnos de nuestros problemas de fondo. Los colombianos crecimos con la idea de que la guerrilla era el gran enemigo, y el factor definitivo que había impedido el normal desarrollo del país.

Sin embargo, ahora cuando los guerrilleros están concentrados y a punto de dejar las armas para siempre, nos dimos cuenta de que acabar la guerra era sólo el primer paso del largo camino hacia un país viable. Ya sin el conflicto como factor central del panorama político, se fue haciendo necesario encontrar un nuevo enemigo común en torno al cual enfocar la contienda electoral del 2018. Ese gran enemigo será, sin lugar a dudas, la corrupción. Las próximas elecciones presidenciales serán las primeras en nuestra historia reciente en las que la gente no va a salir a votar por la opción que más le guste para acabar con la guerrilla, sino por el candidato que mejor represente el modelo de país que cada uno anhela.

Sé que en la política colombiana quien haga predicciones a más de dos semanas tiene grandes posibilidades de estar equivocado, pues aquí las tendencias electorales cambian al mismo ritmo que el clima. Sin embargo, al ver la magnitud del escándalo que con valentía ha venido destapando el fiscal Néstor Humberto Martínez, hoy me arriesgo a equivocarme diciendo que Claudia López estará en la segunda vuelta, y les voy a explicar por qué.

Cuando anunció su candidatura a finales del año pasado, muchos pensaron que la senadora de la Alianza Verde sería una figura pintoresca que si bien podía volver la campaña un poco más entretenida, no tenía una posibilidad real de llegar al Palacio de Nariño. Hoy, el panorama es totalmente distinto. El ganador de las próximas elecciones será aquel que logre recoger el descontento que sentimos todos con la clase política tradicional, y Claudia López es quien mejor posición tiene para asumir esa causa.

Si no estoy equivocado, y si la antipolítica y la contundencia en la lucha contra la corrupción serán los factores definitivos de la próxima contienda, vale la pena analizar a algunos de los candidatos desde la mirada de un desencantado de la política:

Germán Vargas Lleras: Es la viva imagen del establecimiento, su abuelo fue presidente, es el fundador de un partido con avales muy cuestionados, lleva años con la chequera del estado a su disposición y es el vicepresidente de Santos. Ah, y no sabemos todavía si Odebrecht le dio un milloncito de dólares a la campaña de la que él hizo parte. Lo mismo de siempre…

Humberto de la Calle: Se le abona lo de la paz, pero fue ministro de gobierno de Gaviria; vicepresidente de Ernesto Samper, cuya campaña fuera financiada por el cartel de Cali, no obstante que De La Calle renunció por eso, y después fue ministro del Interior de Pastrana. Lo mismo de siempre…

Gustavo Petro: Fue un alcalde de Bogotá muy cuestionado por su arbitrariedad y su sorprendente ineficiencia y, para completar, ayudó a elegir a Samuel Moreno. Lo mismo de siempre...

Alejandro Ordóñez: Fue un procurador autoritario, llevado por sus sesgos religiosos, y fue destituido de su cargo por haber sido reelegido de manera abiertamente corrupta. Lo mismo de siempre...

Óscar Iván Zuluaga: es el muñeco de Uribe, contrató un hacker y ahora parece que Odebrecht le pagó unos milloncitos de dólares que faltaban para pagar “la publicidad” de su campaña. Lo mismo de siempre...

Carlos Holmes Trujillo: Fue el vicepresidente de la campaña que aparentemente financió Odebrecht. Lo mismo de siempre...

Iván Duque: Otro muñeco de Uribe que fue a la reunión con Duda Mendoza y además era el encargado de redactar los documentos programáticos de Zuluaga. Y, además, bloqueó el impuesto a las bebidas azucaradas, por lo que los dueños de los ingenios probablemente le dieron una platica. Lo mismo de siempre...

Y así podríamos seguir haciendo el ejercicio con cada uno de los candidatos que pretenden ser presidentes y que con la excepción de Claudia Lopez, de una u otra manera hacen parte del establecimiento que lleva toda la vida robándonos.

Señores políticos de siempre: La paciencia del pueblo tiene un limite. Zuluaga tiene que salir a explicar qué pasó con esa plata que entró a su campaña, y el presidente Santos debe hacer lo mismo. Y mientras tanto, en la calle hay una señora honesta recogiendo firmas, que si se descuidan, llegará al poder a matarles la gallinita de los huevos de oro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.