Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2005/04/24 00:00

    Flechas y Cía.

    Que el Fiscal vaya a ser conservador es producto de un pacto manzanillesco como compensación por la vicepresidencia.

COMPARTIR

No es justo, y sí más bien escandaloso, que los aspirantes a Fiscal, el segundo cargo más importante del país, surjan de una piñata politiquera del Partido Conservador plasmada en una lista de impedidos unos, de inmaduros otros y de absolutamente inaceptables los demás.

El único con trayectoria judicial de importancia es el magistrado de la Corte Nilson Pinilla, cuota de Omar Yepes. Lo malo de su hoja de vida es la coincidencia de que pidió licencia en momentos en que le tocaba emitir concepto para la primera extradición de un colombiano y ante su ausencia, lo tuvo que firmar un interino.

La doctora Margarita Olaya, hija de un dirigente laureanista y por tanto, deduzco, candidata del ala alvarista del directorio, es magistrada del Consejo de Estado pero le han disparado una flecha mortal en el costado de sus posibilidades. La señalan de lobista judicial de un coronel acusado de haberse robado al DAS con quien, según Daniel Coronel lo afirmó en SEMANA, la une "una bonita relación".

Guillermo Reyes, quien estaría apoyado por Carlos Holguín, es egresado del Rosario, tiene muy buenas condiciones personales, pero profesionales, escasamente su trayectoria en el Consejo Electoral, fortín de las prebendas de los partidos, principal atractivo de su postulación.

De Jorge Pretelt no se puede decir ni nada malo ni nada bueno. Es sencillamente anodino. Lo señalan como cuota costeña, con el posible padrinazgo de Julio Manzur.

La señora Leonor Perdomo es simpática, y muy valiente, si se tiene en cuenta que se le mide a todo y se autocandidatiza para cuanta cosa se presenta, sin muchos éxitos, como ocurrió con su aspiración a la Procuraduría y a la Corte. Su mérito profesional proviene de ser magistrada de la sala disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, fortín de los políticos de menor cuantía y producto de un mercado persa electoral en el Congreso.

¿Pero además, para qué ahondar en mayores detalles, si es que la Corte de todas maneras no la puede escoger, porque le tiene abierta una investigación por prevaricato?

El señor Jorge Flechas -ahijado, cómo no, del señor Ciro Ramírez- es el buque insignia Gloria del manzanillismo judicial. Se hizo elegir en el Consejo Superior de la Judicatura aprovechando que tenía un hermano congresista y regalando agendas que llevaban en la portada una fotografía suya de torso con ocasión de alguna condecoración inmerecida, como no sea la sí muy merecida por su paso por la Electrificadora de Boyacá.

El viceministro del Interior Mario Iguarán, cuota del ministro conservador Sabas Pretelt, es un hombre respetable que tiene mucho futuro por delante pero al que le falta bastante para empezar a recorrerlo.

Por último está Jaime Granados, protegido del fiscal Osorio, que no puede ser candidato por dos razones: porque es otro al que la Corte está investigando disciplinariamente. Y porque fue el abogado del alcalde de Cúcuta absuelto por paramilitarismo, mediante un procedimiento que el vicepresidente Pacho Santos, a riesgo de meterse en graves líos, señaló de truculento. Qué "inrespeto", como dijo el alcalde.

Echo de menos en esta lista a unos excelentes aspirantes conservadores como el magistrado de la Corte Alejandro Ordóñez, al que seguramente le faltó un padrino manzanillo, lo mismo que al ex magistrado Jorge Aníbal Gómez o al internacionalista Augusto Ibáñez, al que me consta que el presidente del partido, Carlos Holguín, le aceptó entrevistar democráticamente con la mejor buena voluntad. Lástima que la trayectoria de estos tres candidatos y de otros muchos que seguramente aspiran con iguales o mejores hojas de vida haya sido superada por los Flechas y Cía. de este paseo.

Uno no sabe si esta lista es sencillamente un desacierto o producto del fiasco del Partido Conservador, que está demostrando no tener la responsabilidad que supone reclutar un nombre respetable para ocupar el cargo de Fiscal de Colombia.

Que el Fiscal vaya a ser conservador es producto de un pacto manzanillesco como compensación de la no entrega política de la vicepresidencia. Pero la Fiscalía no es un órgano de control, como la Contraloría o la Procuraduría, donde quedan mejor presentados postulantes de las fuerzas de oposición al gobierno de turno.

Falta ver si después de este desastre de lista, el presidente Uribe le cumple el pacto al Partido Conservador, o le cumple al país.

ENTRETANTO.¿Cómo puede desaparecer el Dane a dos millones de colombianos como por arte de

birlibirloque?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?