Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2012/09/29 00:00

    Ganar por W

    ¿Si Vargas Lleras no hubiera impulsado en un momento la candidatura de Ibáñez como aspirante a procurador, Ordóñez le habría abierto la investigación?

COMPARTIR

El problema no es que el procurador Alejandro Ordóñez quiera reelegirse porque eso lo permite la constitución. El problema es que lo quiera hacer por W, sin competir con nadie, sin oponente. Y más grave aún, es que utilice su investidura como procurador para mandar mensajes subliminales a sus posibles contrincantes con el propósito de neutralizarlos para que le dejen el camino libre.

Eso viene pasando de manera recurrente cada vez que alguien osa levantar la cabeza y presentarse como su competidor. Hace unos meses, cuando el entonces magistrado Augusto Ibáñez, cercano a Germán Vargas Lleras, renunció a la Corte Suprema de Justicia y los medios afirmaron que su salida se debía a que él aspiraba a ser el 'gallo tapao' del gobierno para enfrentarse al procurador, sorpresivamente, Ordóñez le abrió una investigación por parapolítica al ministro de Vivienda Germán Vargas Lleras. Tuvo cuatro años largos para abrirle un expediente en su contra pero Ordóñez solo la inició en el momento preciso en que el ministro intentó mover sus fichas y posicionar al exmagistrado Ibáñez como un competidor de peso. Aunque se puede tratar de una simple coincidencia, esta simultaneidad suscita toda suerte de lecturas y ninguna de ellas favorecen al procurador.

Sea como sea, esta alineación de astros le ha funcionado a Ordóñez en su propósito de ganar su reelección por W: Augusto Ibáñez salio del juego y Germán Vargas anda con una investigación en su nuca muy calladito. Y todavía me pregunto: ¿si Vargas Lleras no hubiera impulsado en un momento la candidatura de Ibáñez como aspirante a procurador, Ordóñez le habría abierto la investigación?... mmmm. ¿Y si Cambio Radical vota por él como lo ha prometido? ¿van a cerrar la investigación a Vargas Lleras?

Otra historia parecida acaba de suceder con Aurelio Iragorri, alto consejero presidencial, quien hace unas semanas también empezó a sonar como un posible contrincante. No fue sino que empezara a sonar su nombre en los corrillos políticos para que en los medios de Cali le sacaran a relucir un contrato firmado con una licorera del Valle, cuando fue gobernador encargado, cuyo dueño al parecer está sancionado fiscalmente. Si eso es cierto lo descalificaría como candidato y ameritaría una apertura de investigación por parte de la Procuraduría. Falta saber cuál habría sido el desenlace de esta historia si Aurelio Iragorri no hubiera entrado en el sonajero: ¿sabríamos hoy de ese contrato firmando con la Licorera del Valle?... mmmm.

Por cuenta de estos dos episodios las posibilidades de que Alejandro Ordóñez tenga un candidato de peso para competirle en sus aspiraciones reeleccionistas son cada día más exiguas. El Consejo de Estado acaba de presentar como candidato a un ilustre don nadie que no le va a hacer a Ordóñez ni cosquillas y por el lado del gobierno no se ve que el presidente Santos esté decidido a darle el pulso al procurador con un candidato de peso.
Los funcionarios del gobierno que tenían ganas de impulsar nombres idóneos que pudieran hacerle competencia al procurador andan asustados. "Hay dos cosas a las que le temen los funcionarios públicos: a la bala y al expediente. Y entre el primero y el segundo, yo prefiero la bala ", me dijo un funcionario que pidió no revelar su nombre y que por temor a despertar la ira santa del procurador ha preferido hacerse a un lado. Por todo lo anterior no es extraño que escaseen cada vez más los nombres de peso con ganas de prestarse para una aventura en la que pueden terminar con un expediente abierto o con la dignidad por el suelo. En resumidas cuentas, el Huracán Ordóñez tiene a todos en el bolsillo.

Es cierto que la constitución le permite al procurador toda clase de desafueros: puede invitar a su casa a los congresistas conservadores, de La U, del liberalismo, del PIN y de Cambio Radical a pedirles su voto, como de hecho sucedió, así varios de ellos tengan abiertas investigaciones en la procuraduría. Todos esos pecados los permite la constitución desde que les otorgó de manera absurda la potestad a los senadores de elegir a quien los puede destituir. Y si vamos a ser justos, esos mismo pecados, los cometió su antecesor Edgardo Maya. Pero repito: si la culpa de que esta reelección sea espúrea es de los vacíos que en esa materia dejó la carta del 91, eso no habilita al procurador a utilizar su investidura para quitarse competidores de encima.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.