Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/03/20 16:51

    Acabaron con Uber

    La competencia es buena y si enfrentamos en el buen sentido de la palabra dos o más organizaciones, seguramente el gran ganador será el ciudadano.

COMPARTIR

Calificándola como ilegal, las autoridades terminaron con las posibilidades que acariciaba esta plataforma de prestar una excelente asistencia a los ciudadanos. La Ministra de Transporte Natalia Abello, manifestó que el  transporte individual para pasajeros está reglamentado, y que este tipo de servicio prestado con vehículos no contemplados en la norma, como los de Uber, se marginan de la ley.

No voy a entrar en debate sobre el tema, porque sin profundizar mucho podemos asegurar que las normas se pueden ajustar a las necesidades ciudadanas, y no es saludable desechar una iniciativa con perfiles positivos sin explorar posibilidades de acople, especialmente si de atender inquietudes tendientes a lograr sosiego, bienestar y comodidad del conglomerado se trata. Qué beneficioso para los bogotanos hubiera sido permitir la entrada de una plataforma acompañada de tecnología y una serie de agregados para entregar seguridad, atención y tranquilidad a los usuarios del transporte; la competencia es buena y si enfrentamos en el buen sentido de la palabra dos o más organizaciones,  seguramente el gran ganador será el ciudadano porque los unos y los otros lucharán por lograr la conquista con argumentos y jerarquía.

Pero no, los taxista ya no tienen el reto y los ciudadanos continuaremos soportando, primero, la facha de los conductores con atuendos grotescos ”traje de trabajo dirán” donde el respeto por el usuario está mandado a recoger, no quiero fijar modelos ni perfiles pero la presentación deja mucho qué pensar. Segundo, el lenguaje en el que los términos usados no se compadecen con las buenas costumbres ni la educación. Tercero, la música en el vehículo a más de superar niveles normales, es de gusto y agrado del conductor, sin tener el pasajero la más mínima posibilidad de opinar. Cuarto, ni qué decir del parqueo para dejar o recoger los pasajeros, es otro tema bien difícil de enfrentar, pues su comodidad está por encima de las leyes sobre tránsito, para no referirnos a la cultura o las buenas maneras y la consideración por el pasajero. Quinto, de la ruta para el desplazamiento ni hablar, el solo insinuar los recorridos ofende al profesional del volante que conoce más la ciudad. Sexto, nunca el pasajero puede  olvidar llevar suficiente  dinero en efectivo   para cancelar el servicio, de lo contrario debe encara un problema mayúsculo, donde la salida inteligente es dejar los vueltos como propina para el conductor, séptimo, hablemos un poco sobre el seo del vehículo, que como tiene varios conductores que se relevan a la carrera, ninguno tiene  tiempo suficiente para asear el elemento de trabajo, debiendo los pobres usuarios soportar la dejadez y falta de compromiso del motorista.

Total si debemos seguir soportando estos improvisados profesionales de la conducción publica, aspiramos por lo manos a  que las autoridades comprometan los gerentes y administradores  de las empresas,  gremios  y organizaciones, a   incorporar en la profesión hombres bien escogidos con niveles básicos de educación, a quienes deben reforzar  sus conocimientos en relaciones humanas y buenas maneras, creo que la entidad responsable de expedir  estas licencias de conducción, le corresponde   exigir un mínimo de preparación en varios aspectos, la mayoría   relacionados con la tolerancia y las  buenas costumbres.           
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.