Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/01/05 09:32

    ¿Es válida renuncia del vicepresidente?

    De conformidad con el artículo 205 de la Constitución, la simple “renuncia aceptada”, para aspirar a otro cargo por elección popular, no es válida, solo lo es por muerte o por enfermedad permanente.

COMPARTIR

No es serio para una democracia, que quienes se hagan elegir para determinado cargo y período fijo constitucional, presenten renuncia del cargo, para dar paso a otras aspiraciones, causando traumatismos a la administración pública y dejando a sus electores colgados de la brocha.

Es muy grave que sea desde las mismas instancias del Estado, que se viole la constitución política, para feriar el segundo cargo más importante de la Nación, cual es la Vicepresidencia de la República; cuando estas extravagancias ocurren, nos queda la sensación, que nuestros sistema político y electoral es tan precario, poco serio y voluble, que no tiene el más mínimo respeto por el Constituyente Primario, - que es el pueblo -, quién lo eligió para el período constitucional: 2014-2018, y que el congreso de la república, además de estar tan desprestigiado, no tiene porqué meter las narices donde no le corresponde.

A través de diferentes medios de comunicación hemos venido abogando por una reforma Política estructural, integral, seria y eficiente, nos sorprende, que sea el mismo vicepresidente de la república, doctor Germán Vargas Lleras, quién pretenda desconocer la dignidad vicepresidencial que le otorgaron los ciudadanos electores en las urnas, cuando anuncia presentar renuncia del cargo, para aspirar a la presidencia de la República, por el periodo constitucional: 2018 – 2022.

Las altas dignidades del Estado, - como la vicepresidencia de la república-, merecen respeto y no pueden ser instrumentos de causa para negociarlas en componendas politiqueras, puesto que es un mal mensaje para los electores, que de muy buena fe lo eligen para que cumpla el periodo, mas no, para negociarlo al mejor postor con los gamonales de turno.

Considero, es falta de respeto para con el constituyente primario, que en su sana sabiduría es el pueblo, quien eligió al doctor German Vargas Lleras, como fórmula vicepresidencial del doctor Juan Manuel Santos, para un período de cuatro años, salvo que en dos excepciones se puede producir la vacancia: por muerte y por incapacidad física para desempeñar el cargo.

Por muerte; o por enfermedad que le impida el desempeño de sus funciones certificada por un médico, designado para tal fin por autoridad competente, no es legítimo que por simples formulismos politiqueros se le acepte la renuncia, puesto que esto no deja de ser un engaño a los electores primarios que de muy buena fe lo eligieron para período constitucional definido.

El artículo 205 de la constitución política, no es nada claro en cuanto a las faltas absolutas del vicepresidente, al decir que: ”su renuncia aceptada” en este punto hay que ser precisos, puesto que para el caso que nos ocupa, según tiene previsto presentará renuncia en unos días para no inhabilitarse y así poder aspirar a la Presidencia de la República; existe entonces un enorme vacío de tipo legal y jurídico, puesto que el congreso como se prevé en el mencionado artículo, no tiene la facultad de elegir nuevo vicepresidente, para que complete el período del renunciante.

Considero que lo que se hace por el constituyente primario, no tiene porqué sustituirlo el congreso de la república, puesto que además de inconstitucional e inconveniente, se entraría en una rebatiña de los poderes políticos por el cargo, cuando en la sana lógica es al constituyente primario a quién le correspondería tomar tal decisión, salvo por caso de muerte o por incapacidad física.

Si pretendemos una reforma política seria y coherente con las exigencias del momento, los congresistas que tan desprestigiados están, deberían entrar en razón y no permitir que semejante exabrupto se cometa en detrimento del futuro de nuestra democracia y con grave perjuicio para la estabilidad social, económica y política del País, que verá cómo las convocatorias electorales no son nada serias, puesto que los periodos para los cuales se elige a los gobernantes, posteriormente pueden ser feriados, para dar paso a nuevos escenarios, que ya no corresponden a quienes fueron sus electores.

No es que el doctor Germán Vargas Lleras, no reúna los requisitos para ser candidato presidencial y posteriormente presidente de los Colombianos, desde luego que se trata de un hombre de Estado, que ha desempeñado con lujo de detalles buena parte de la administración pública y legislativa de nuestro país; como vicepresidente lo hemos visto ser un incansable vigilante de las obras de infraestructura, que se adelantan en diferentes regiones, llamando las cosas por su nombre cuando no se cumplen los requisitos de calidad y el tiempo de ejecución de las obras, como en el caso de túnel de la línea, entre muchas otras.

Sin embargo, esto no es óbice para que pongamos de presente a través de esta columna, que si estamos ad portas de entrar en una enmienda política, seria y eficiente, nos prestemos para ser nosotros mismos los violadores de las normas legales que rigen la democracia representativa, toda vez que sus decisiones deben ser respetadas de conformidad con el ordenamiento constitucional.

Sería muy importante que los organismos electorales se pronunciaran al respeto, con fin de no cometer errores que finalmente ponen en aprietos la administración pública, aunque lo repetimos, el artículo 205 de la Constitución habla de que el Congreso, podrá elegir su reemplazo en caso de “renuncia aceptada” este sería para el caso de enfermedad permanente, que le impida el desempeño de sus funciones como vicepresidente de la República.

Valdría la pena que la comisión que fue designada para estudiar la Reforma Política que el país necesita, se pronunciara el respeto y le dijera al mismo gobierno y a la opinión pública, si lo que estamos exponiendo en la presente columna, nos asiste la razón, y si el caso del doctor Germán Vargas Lleras, como vicepresidente de la república, para el evento de su renuncia, sin que exista otro impedimento distinto al simple deseo de participar como candidato presidencial en las elecciones del 2018, es válido aceptársela, y a la vez le haga conejo a quienes lo eligieron para un período constitucional de cuatro años.

Esperamos que este y muchos otros interrogantes se resuelvan, en concordancia con las normas electorales que nos rigen, mas no desde los escenarios de la politiquería, donde las componendas están a la orden del día, sin el más mínimo respeto por los ciudadanos electores.

* urielos@telmex.net.co

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.