Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

COMPARTIR

La herencia que le deja a su sucesor el presidente Ernesto Samper es catastrófica en todos los aspectos: físicos y morales, políticos y económicos, y hasta cosméticos: esa 'imagen' que tanto nos cuesta, pese a lo cual es cada día peor. Un Estado en quiebra, una clase política corrompida, un orden público salido de madre, una miseria agravada, un territorio destruido, una soberanía entregada. Y el odio. Samper ha sido, sin ninguna duda, el más nefasto de todos los gobernantes que ha tenido esta tierra de malos gobernantes que es Colombia. El explica que se va fuera del país porque su vida corre peligro. Hombre, sí: corre peligro la vida de todos los colombianos. Y en buena medida es por culpa del gobierno inepto, corrompido y corruptor, de Ernesto Samper. A su sucesor, el gobierno del presidente electo Andrés Pastrana, le tocará pechar con el horror, sin beneficio de inventario, de semejante herencia.
Claro que ese horror no es creación personal de Samper, como a veces parecen pensarlo (y lo dicen sin cesar) sus enemigos. El no hizo otra cosa que agravar lo que había: acentuar la corrupción, soltar del todo las riendas de la violencia, someterse a los dictados egoístas del gobierno de Estados Unidos, favorecer el enriquecimiento de los más ricos, abandonar a su miseria a los más pobres, completar la destrucción del campo, terminar de desmantelar las instituciones. Pero todo eso venía de atrás. No voy a remontarme hasta el licenciado Gonzalo Jiménez de Quesada, primer gobernante de este país acusado formalmente de corrupción y mal gobierno: pero no cabe duda de que, por lo menos en el último medio siglo (desde la llamada 'Violencia' para acá) cada gobernante sucesivo no ha hecho otra cosa que agravar los problemas creados por su predecesor, sin resolver ninguno. Creados por su predecesor con la ayuda de muchos: sus colaboradores, e incluso sus adversarios.
La destrucción de Colombia ha sido una empresa colectiva de la cual somos responsables los colombianos de varias generaciones, incluyendo a quienes no hemos hecho otra cosa que denunciarlas sin haber conseguido evitarla. Denunciar: qué tontería. ¿Acaso el propio Samper no denunció, cuando era su turno de hacerlo, cosas terribles? Creo recordar que denunció incluso, en algún periódico o revista, o en el Concejo, o quizás en el Congreso, el horror (económico, moral y estético) de la Troncal de la Caracas construida en Bogotá por su hoy sucesor en la presidencia Andrés Pastrana cuando fue alcalde Bogotá.La destrucción de Colombia ha sido, digo, una empresa colectiva. Su reconstrucción tendría que serlo también, a diferencia de lo que parecen pensar quienes le piden al nuevo presidente Andrés Pastrana que "la salve". (Un presidente de Colombia no es todopoderoso, como lo muestra el hecho de que Samper no haya podido hacer que su candidato ganara las elecciones). Pero en esa empresa colectiva es importante la elección de los colaboradores; y, por lo que hemos visto anunciado, los convocados por Pastrana no son los más apropiados para una tarea de salvación, y sí, más bien, para una de degüello. No hablo de nombres propios (ministros y asesores), sino de grandes fuerzas: los que él ha llamado "los amigos de la banca internacional", a quienes piensa pedirles un 'plan Marshall para recuperar la economía colombiana desestabilizada por los narcocultivos y el narcotráfico; y el gobierno de Estados Unidos, al que ha declarado "invitado de honor" para lograr la paz con la insurgencia política.
Pregunto: ¿cree de verdad Pastrana que 'los amigos de la banca internacional' son amigos? Y ¿cree de verdad Pastrana que el gobierno de Estados Unidos puede colaborar _o quiere_ en la paz de Colombia?
Ojalá me equivoque: pero mucho me temo que dentro de cuatro años yo mismo _o inclusive el ex presidente Ernesto Samper_ esté escribiendo un artículo lamentando la espantosa herencia que habrá dejado el gobierno de Andrés Pastrana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.