Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/05/05 00:45

    Indiferentes ante los crímenes sexuales

    A diario violan; manosean; agreden a niñas, niños y mujeres, y a nadie parece importarle.

COMPARTIR

El mundo está indignado. Desde Naciones Unidas, pasando por los Estados más poderosos hasta modestos colectivos de mujeres muestran hoy su enojo por lo sucedido a las niñas y mujeres rescatadas de las manos de Boko Haram, en Nigeria. Al menos 214, de entre el millar de rehenes que recuperaron la libertad, están embarazadas. “Me convirtieron en un objeto sexual. Hacían turnos para acostarse conmigo. Ahora estoy embarazada y no sé quién es el padre”, dice Asabe Aliyu, de 23 años, sobre el terrible martirio al que fue sometida, en uno de los conmovedores testimonios cuyo eco nos sacude.

Pero no vayamos tan lejos. Echemos un vistazo a algunas de las noticias divulgadas por varios medios de comunicación este 5 de mayo de lo que ocurre en Colombia: En Buenaventura, Valle, ocurrió un hecho espantoso. De acuerdo con el subcomandante de la Policía del Valle, coronel Javier Gámez, ocho menores de edad salieron de paseo. Las niñas estaban en una excusión para deleitarse con los paisajes naturales. En el camino se encontraron a varios hombres que las rodearon. Fue cerca de los balnearios del río Dagua. Las amenazaron y posteriormente las violaron. Tres de ellas escaparon y dieron aviso a las autoridades. Los sujetos, que se movilizaban en dos motocicletas, las ultrajaron y huyeron.

También en el Valle, en Cali, la Policía informó que capturó a 29 personas sindicadas de acceso carnal violento en menores de edad. Según Hoover Penilla, comandante de la Policía de la ciudad, la mayoría de los abusos fueron cometidos por familiares de las indefensas víctimas. “Aprovechando su cercanía cometieron los delitos. Estamos hablando de personas que oscilan en edades entre 20 y 79 años de edad”. Las abusadas son en su mayoría frágiles niñas.

También este martes 5 de mayo se cuenta de una mujer de 30 años de edad que fue objeto de abuso sexual dentro de un bus de Transmilenio, en Bogotá. Su relato dice que el domingo anterior ella se dirigió desde la calle 146 hasta su casa, cerca de El Campín. En ese trayecto, aseguró, un hombre se le acercó y empezó a tocarla mientras la amenazaba con arma blanca para que se quedara callada. La víctima aseguró que estaba en el acordeón del articulado y, para impotencia suya, nadie hizo nada. Según su relato, dos hombres miraron lo que pasaba, pero, a su parecer, iban con ese delincuente por lo que no la defendieron.

También en la capital, más al sur, una mujer de 47 años denunció este martes 5 de mayo que un enfermero la violó en el hospital de El Tunal. Maritza Bolaños López relató que en la noche del pasado lunes llegó acompañada de su hijo a la central de urgencias por presentar un fuerte dolor abdominal.

Después de las 11 p. m., cuando su hijo se marchó, el enfermero le dijo que se fuera a un consultorio vacío para que descansara y, según la denunciante, fue allí donde al parecer la ultrajó mediante engaños. “Me estaba quedando dormida y sentí que me despertaron y me dijeron: ‘Oye, despierta que te voy hacer un examen de rutina’; juraba que era algo rutinario y me dejé, después como a las 12 y media volvió a hacerme lo mismo pero moviendo los dedos más rápido y demorándose más”, dijo.

El director Seccional de Fiscalías de Antioquia, Germán Darío Giraldo Jiménez, confirmó también este martes 5 de mayo de la captura del alcalde de Tarazá, Héctor Leonidas Giraldo Arango, por el delito de abuso sexual. “El día de hoy fue capturado el alcalde actual de Tarazá y se están realizando las audiencias por un hecho que tiene que ver con delitos de abuso sexual. Estamos procediendo en la legalización de captura. Sólo podemos decir que los hechos ocurrieron en junio del 2012. Estamos en proceso de afianzar la investigación, pero va muy avanzada”, indicó Giraldo Jiménez.

En Santander, también este martes 5 de mayo, se informó hoy que hay alarma porque las cifras de abuso sexual de los últimos días contra niños. Los números son aterradores: llegaron a mil, especialmente en el área metropolitana de Bucaramanga. Se trata de pequeños que son sometidos a vejámenes por desconocidos, pero, tristemente, también por sus propios familiares en la mayoría de los casos. Estas son noticias sólo reseñadas este martes 5 de mayo y corresponden a denuncias ante las autoridades. Los expertos consideran que por vergüenza, en la gran mayoría de los casos, las víctimas optan por el silencio.

En Colombia, al contrario de lo que ocurre en Nigeria, no hay escándalo ni indignación. ¿Por qué? ¿Somos una sociedad tan enferma que ya ni siquiera semejante panorama altera nuestra cotidianidad? Según Ángela Robledo, representante a la Cámara, diagnosticar a Colombia como un país enfermo nos puede llevar a perspectivas y búsquedas de salidas reduccionistas. “En el caso de la violencia contra las mujeres, existe una doble connotación, por un lado se ha visibilizado una situación que antes era vista como natural y por ello mismo no se denunciaba, era una situación secreta e invisible. Por el otro, la tarea de empoderamiento, producto del trabajo de feministas y organizaciones sociales, se ha convertido en muchas ocasiones en una nueva fuente de conflictos y de violencia contra ellas. Tenemos una sociedad que, como en la Alemania de Hitler, logró banalizar el mal”.

De acuerdo con la comunicadora y politóloga Margarita Sarmiento, la violencia contra las mujeres ha sido histórica y fundamentada en una cultura patriarcal que no la reconoce como un sujeto de derechos en igualdad de condiciones que los hombres. “Somos víctimas de una cultura que nos cosifica, nos convierte en un objeto al que los hombres pueden acceder a través de todas las formas de violencia. Ello frente a un Estado que opera también desde esa misma cultura patriarcal y que no cuenta con sistemas, por ejemplo, de justicia eficaz que pueda superar este flagelo”. La guerra ayuda mucho a exacerbar la indolencia y la tolerancia frente a estos delitos.

*Director de Semana.com
Twitter: @armandoneira

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.