Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2003/09/07 00:00

Interpretando a Ingrid

No nos deje pudrirnos en la selva, parecería decirle Ingrid a Uribe. ¿Y cuál es la forma? Pues aceptar el canje de soldados y policías por guerrilleros

Interpretando a Ingrid

Todo lo que rodea el video que prueba la supervivencia de Ingrid Betancourt sigue siendo un total misterio. Muchas preguntas surgieron a las pocas horas de haber sido puesto al aire por Noticias 1, pero de todas, la más obvia e incontestable era una: ¿Por qué la guerrilla permite que Ingrid diga públicamente que aprueba su rescate?

Al día siguiente todo el mundo tenía su propia teoría. Algunas de ellas muy tontas, como la de que la guerrilla quiere mejorar su imagen. Otras aún más tontas, como la de que el contenido del video es un claro respaldo de Ingrid al Presidente. Interesantes, como la de que lo que la guerrilla hizo a través del mensaje de Ingrid fue retar claramente al Presidente y a los militares con un rescate casi imposible. Y otras obvias, como la de que las Farc utilizaron a Ingrid como una interlocutora.

Era imposible no descrestarse con su valentía, su entereza y su dignidad: es indudable que el sacrificio de su secuestro la ha valorizado como estadista y como aspirante presidencial. Este sentimiento lo produce el mensaje que de manera primaria captó la opinión cuando oyó sus declaraciones, y que está resumido en el titular que al día siguiente de la publicación del video escribió el periódico El Tiempo: "Audaz y dramático mensaje de la ex candidata presidencial: 'Rescate sí, definitivamente sí: Ingrid".

Pero leyendo con más calma sus declaraciones, la verdad es que Ingrid dice en el video todo lo contrario de lo que parece decir.

Sus condiciones sobre el posible intento de rescatarla son inviables.

Poner toda la responsabilidad en cabeza del Presidente (le traslada a su cabeza la garantía de su vida, que en realidad está en cabeza de las Farc) y exigir que cualquier intento tiene que ser exitoso, no puede producir sino el efecto contrario: que no intenten rescatarla. Es como exigirle a un médico que su operación sea exitosa, porque eso es imposible de garantizar. Y si además el paciente le dice al médico que no es la enfermedad sino él, y sólo él, ¿quién sería el responsable de su muerte?

Primera conclusión: cuando Ingrid dice que "rescate sí, definitivamente sí", lo que está diciendo es rescate no, definitivamente no.

En cuanto al canje se refiere, con gran nobleza Ingrid plantea que éste debe hacerse entre combatientes y no con los civiles en poder de las Farc. ¿Qué significa? Ingrid, y todos los demás secuestrados que no lo fueron con fines extorsivos sino políticos, son la carne de cañón que las Farc han escogido para presionar el tema del canje humanitario. A nadie se le ocurriría pensar que si el canje llega a abrirse camino, sólo sean liberados los soldados y policías y no los civiles que fueron privados de su libertad para presionar dicho canje, pues el único propósito de mantenerlos secuestrados es, precisamente, poner al gobierno contra la pared para que finalmente ceda.

Por eso Ingrid no necesita incluirse ni incluir a los demás civiles en el canje. Este se daría por hecho el día que se canjeen guerrilleros presos por soldados y policías secuestrados.

En este sentido, las referencias que en una parte del video hace Ingrid sobre los soldados norteamericanos rehenes de las Farc son muy dicientes: asegura que serán rescatados o canjeados, porque Estados Unidos no está dispuesto a dejar que su gente se pudra en la selva. No nos deje pudrirnos en la selva, parecería estarle diciendo Ingrid a Uribe. ¿Y cuál es la forma de que eso no suceda? Pues aceptar el canje de soldados y policías por guerrilleros.

Si el análisis anterior hace sentido, deja por fin de ser un misterio que las Farc hayan permitido que la ex candidata presidencial diga que la rescaten, porque lo que en realidad está diciendo es que no la rescaten, y que a ella no la canjeen, pero sí a los soldados y policías, que es precisamente lo que están buscando desesperadamente las Farc.

Tiene tanta lógica haber dejado publicar este video, que una semana después los propios ex presidentes comenzaron a presionar ese acuerdo a través de una carta dirigida a Uribe y a las Farc (irrespeto que enfureció al Presidente) para que faciliten cuanto antes el proceso.

'Marulanda' no está dispuesto a morirse antes de cumplir su principal obsesión, canjear a sus guerrilleros. Ingrid es un pedazo importante de ese puente que el jefe guerrillero está tendiendo a la fuerza para obligarnos a atravesarlo bajo los auspicios del Derecho Internacional Humanitario. Y ella encontró una forma muy inteligente de transmitir ese mensaje.



ENTRETANTO. Aquí sucede algo muy extraño: los parlamentarios más uribistas dicen que el referendo no pasa. Y los menos uribistas dicen que pasa

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.