Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/11/10 00:00

    "Israel favorece el diálogo"

    Los temas en disputa entre Israel y los palestinos son muy complejos y sensibles y merecen ser abordados mediante un diálogo directo y sincero.

COMPARTIR

El pueblo de Israel está unido en su deseo de paz. Buscamos una paz real, cuyo sostén es el derecho del Pueblo Judío a un Estado-Nación en su patria, basada en la convivencia pacífica con nuestros vecinos. Para lograrla, estamos dispuestos a llegar a un compromiso histórico. Sin embargo, cualquier solución debe estar acompañada por firmes arreglos de seguridad. De otro modo, simplemente no durará.
 
En los últimos meses la dirigencia palestina ha hecho enormes esfuerzos para promover su iniciativa unilateral para que la ONU reconozca un Estado palestino, pero estos esfuerzos deben ser enfocados hacia el diálogo con Israel, para tener más posibilidad de lograr la creación de su Estado.
 
Esta iniciativa ha captado la imaginación de muchos gobiernos e individuos. La han transformado en un tema emocional, cuando en realidad hay que ser pragmáticos. Los temas en disputa entre Israel y los palestinos son muy complejos y sensibles y merecen ser abordados mediante un diálogo directo y sincero. La creación de un Estado palestino es solo uno de estos temas, que puede ser resuelto únicamente si se llega a un acuerdo previo sobre los arreglos de seguridad, fronteras, Jerusalén, refugiados y asentamientos. De otra manera, perjudicaría los intereses vitales de Israel.
 
Para simplificar lo anterior, daré el siguiente ejemplo: los israelíes han sido víctimas del terror palestino durante más de cinco décadas. Por eso, no creemos que se deba establecer un Estado palestino sin tener garantías previas y la seguridad de que ese terror no siga cobrando vidas israelíes. Tampoco podemos aceptar un Estado palestino que se convierta en una plataforma de lanzamientos de misiles contra nuestra población, como lo ha sido la Franja de Gaza.
 
El tema no es si un país apoya o no la causa palestina. Tampoco es si se crea o no el Estado palestino. Israel sería el primero en reconocer este Estado, siempre y cuando se lograra a través de un diálogo entre ambas partes y sea el fruto de un acuerdo concertado.
 
La discusión ahora es sobre el camino para alcanzarlo. Mientras Israel insiste en seguir con la vía bilateral, los palestinos prefieren hacerlo de manera unilateral, excluyendo a Israel del proceso.
 
El pretexto utilizado por Abbas de no reanudar las negociaciones –los asentamientos– no es más que una pobre excusa. Seguramente su arrebatamiento del poder de la Franja de Gaza, por Hamas, en mayo del 2007, le hizo olvidar que tan solo dos años antes, en septiembre del 2005, Israel desalojó todos los asentamientos –21 en total– de la franja. Mas aun, en noviembre del 2009, el primer ministro Netanyahu declaró una moratoria de congelación de la construcción en los territorios por un período de 10 meses, como un gesto de buena voluntad. Tanto Israel como la comunidad internacional esperaban que los palestinos se animaran a regresar a la mesa de negociación.
 
Sin embargo, Abbas desaprovechó la oportunidad y puso nuevas trabas. Cuando finalmente la presión internacional logró convencerlo, volvió al diálogo varias semanas antes del término de la moratoria, únicamente para exigir que Israel la renovara.
 
La conclusión puede ser una: los palestinos no quieren dialogar con Israel. En cambio, prefieren negociar con la comunidad internacional, donde se sienten más cómodos debido al apoyo automático del cual gozan. De esta manera, ellos aspiran que la ONU imponga una solución, promovida por ellos mismos, sobre Israel, y así no tendrán que sacrificar sus sueños cultivados durante décadas.
 
En vez de promover una iniciativa contraproducente, que de ser aprobada crearía nuevas reglas, negativas, al juego político y pondría en riesgo todo lo que se ha logrado hasta el momento, la dirigencia palestina debería aceptar el llamado del Cuarteto para reanudar las negociaciones sin precondiciones, tal como lo hizo Israel. Esta es la única manera de poder crear un Estado palestino y lograr la anhelada paz.
 
* Embajador de Israel en Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.