Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/08/28 16:33

El infame cartel de la infancia

Cerca de 5.000 niños mueren al año en Colombia por desnutrición ¿cuántos casos están asociados a estas infamias de los contratistas?

Iván Darío Gómez Lee

Una nueva mafia se roba los recursos públicos destinados a los programas de protección y alimentación de los niños más desvalidos y vulnerables del país. De los corruptos nada sorprende porque son criminales: sin escrúpulos, sin vergüenzas, sin alma y sin entrañas. Pero a los ciudadanos sí nos parece infame que ahora estemos ante un nuevo cartel, el que se aprovecha del erario en contra de la infancia.

Cerca de 5.000 niños mueren al año en Colombia por desnutrición ¿cuántos casos están asociados a estas infamias de los contratistas? La Contraloría acaba de revelar que son 8.000 millones la cifra de los detrimentos de recursos en las primeras irregularidades detectadas ¿esa es la punta de un iceberg? Las inconsistencias comprenden desde sobrecostos en las compras, la indebida conservación de los alimentos (en un caso de Vichada se depositan con plaguicidas y elementos de limpieza) y graves falencias en cantidades y calidad nutricional.

Hace exactamente 4 años el Presidente dio inicio a una gran tarea de lucha contra la corrupción en obras públicas y cayeron los Nule, Moreno y muchos más. Se aprobó la ley anticorrupción y se dio un giro de 180 grados. Se han marginado empresas de corruptos y mediocres. Se promueve realizar las mejores contrataciones en infraestructura. Todos los meses hay resultados favorables con vías finalizadas. Ahora se enfrentan retos como alejar las firmas extranjeras sancionadas por corrupción en otros países.

En infancia, el problema también es de fondo. El marco jurídico de la contratación y sus políticas públicas, quizá sin proponérselo, facilitan esos desfalcos. Un breve diagnóstico de lo que está pasando:

1. El esquema pasado fue mejor: en los 90 (gobiernos Barco y Gaviria), el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar hacía contrataciones de excelencia, con las mejores organizaciones. Se vigilaba el peso y talla de cada niño del país, un modelo exitoso que copiaron varios países. Lo pude evidenciar como director en Bogotá de esa institución. Sin embargo, desde 1.995 la entidad introduce extraños operadores, para llegar al punto de trasladar los proyectos de nutrición al Ministerio de Educación que los descentralizó. Esas políticas públicas son la causa del problema.

2. Cuidado que la licitación no evita, per se, la corrupción: con las reglas vigentes la licitación pública no asegura la transparencia; estamos en una era con bandas de contratistas que aliadas con los politiqueros amañan las adjudicaciones. Algunas entidades nacionales, para eludir responsabilidades, trasladan recursos al ámbito local; una vez allí, ordenadores de gasto sin escrúpulos ni ética pueden dirigir las adjudicaciones a las firmas del cartel de la infancia. La secuela del problema es que esos recursos en dos décadas son ya un fortín de la politiquería.

3. Control, sanción y transformación es la ruta: la ministra de Educación es una activista contra la corrupción al igual que la directora del –Icbf-. El contralor general actuó oportunamente. El Presidente de la República, se comprometió a fondo en esta nueva cruzada antimafia. La Fiscalía a mostrar resultados con sus nuevos esquemas. La Procuraduría con suspensiones inmediatas de funcionarios. La defensoría proteger a los niños. El auditor general con sistemas de seguimiento. El superintendente de Industria, ante un cartel, imponer sanciones. Y el compromiso del sector privado, en la última asamblea el presidente de la Andi menciona la lucha contra la corrupción como prioridad gremial.

Todas estas medidas de control son excelentes y ya se sienten algunas. Remediales para mitigar los efectos de este indignante cartel. Ahora  bien, abordar el problema de raíz es posible con transformaciones en políticas, normas, funcionarios idóneos y transparentes y, lo más importante, contratistas de excelencia. Ojalá se repitan acciones contundentes y ejemplarizantes como en el sector de infraestructura. Todos unidos contra esa vil mafia.

*Experto en derecho administrativo y profesor en Responsabilidad y Contratación Pública www.ivandariogomezlee.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.