Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2016/09/06 18:21

Y el fiscal, mostró sus dientes

Dos opiniones de NH sobre reimplantar la fumigación con glifosato y la suerte de los empresarios en la JEP, estremecen los acuerdos de La Habana.

Jairo Gómez. Foto: Semana.com

A un mes de su mandato, el fiscal Martínez comenzó a mostrar sus dientes: dos opiniones suyas sobre reimplantar la fumigación con glifosato y la suerte de los empresarios en la Justicia Especial de Paz, estremecen los acuerdos de La Habana.

Llegan en el momento más inoportuno porque ensucian el debate en el que hoy convergen los colombianos, El Plebiscito que definirá el ‘Sí‘ o el ‘No‘ a los acuerdos suscritos en Cuba entre el Gobierno y las FARC.

Como bien lo asegura el jefe negociador, Humberto de la Calle, volver o no a asperjar glifosato vía aérea para erradicar los cultivos de hoja de coca no se pactó en La Habana, por tanto no debería provocar sobresaltos entre los miembros de la guerrilla, hasta ahí todo bien. Sin embargo, en la mesa se acordó la creación de un nuevo Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito, que será la autoridad competente para darle solución a los campesinos en materia de sustitución de cultivos, es decir, implícitamente se reconoció el fracaso de la fumigación. ¿Habrá tenido en cuenta este punto del acuerdo el Fiscal Martínez antes de lanzar su propuesta? ¿Por qué no esperar a que entre en rigor?

En rigor, lo dicho por Martínez Neira, es un mensaje de doble filo pues pone sobre la mesa cómo será la fiscalía del posconflicto. Si a lo anterior le sumamos las inquietudes manifiestas sobre los empresarios y el Tribunal de Paz, diseñado por la Justicia Especial de Paz, el mensaje deja entrever una participación activa y polémica en relación a sus actuaciones futuras. Lo acordado en Cuba es una realidad irrefutable, entonces qué sentido tiene poner entre dicho las investigaciones a los determinadores del conflicto. En este punto, tarde o temprano se sabrá la verdad sobre la participación activa de los empresarios en la guerra, cuál es el temor. Como dicen por ahí, los muertos flotan así los entierren 500 metros bajo tierra.

El fiscal Martínez picó en punta y sus reflexiones no son aisladas, buscan alinearse con las del vicepresidente Vargas Lleras, su mentor político. Este es un coctel que jugará duro en el 2018 y, desde ya, pone un manto de duda sobre el futuro de los acuerdos próximos a firmar, si el segundo al mando es elegido presidente.

Ahora bien, los campesinos que han padecido el conflicto mirarán con desencanto el volver al pasado de las fumigaciones con glifosato, químico responsable de la destrucción de la vida humana y animal. Está científicamente comprobado que el herbicida puede producir cáncer, malformaciones físicas y ser un agente generador del Síndrome de Down. ¿Votarán ‘Sí‘ los campesinos, después de la sugerencia del ente acusador?

Por fortuna, los ministros de justicia y salud rechazaron la propuesta con los contundentes argumentos que se esgrimieron en el pasado y que sustentaron la suspensión de la fumigación de los cultivos ilícitos; pero al mismo tiempo honraron los acuerdos de La Habana en materia de drogas, que ponen en el centro de la solución a los millones de campesinos que siguen a la espera de la presencia del Estado, que genera progreso, no represión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.