Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/02/23 17:16

    La realidad de los embarazos tempranos en Colombia

    Los embarazos en niñas y adolescentes se frenan con más educación y menos ignorancia.

COMPARTIR

Ya casi dos semanas desde que el procurador Ordóñez solicitó a la Corte Constitucional rechazar la cátedra de educación sexual en preescolar y primaria. Según Ordóñez esto provocaría consecuencias como enfermedades de transmisión sexual, abusos y embarazos tempranos en la niñez y adolescencia. A raíz de este tema se ha desatado una polémica entre el jefe de Ministerio Público y la Ministra de educación Gina Parody Pero ¿Son razonables los argumentos del procurador teniendo en cuenta los índices de embarazos tempranos en Colombia?

Nuestro país es el tercero en Latinoamérica con la tasa más alta de embarazos tempranos, después de Venezuela y Ecuador. Pero esto no es nuevo, es una condición que se ha presentado siempre, y lamentablemente va en aumento, se entiende que la adolescencia oscila entre los 10 y 19 años pero de  acuerdo al Departamento Nacional de Planeación, el 19.5% de niñas y adolescentes entre estas edades está en embarazo. Por su parte el ICBF afirma que  desde el año 2008 hasta el 2013 han nacido cada año en promedio 159.656 niños y niñas de madres entre esos rangos de edad, y una de cada cinco adolescentes entre los 15 y 19 años es madre, lo fue o está embarazada. “Hay zonas del país donde las cifras son considerablemente mayores” indicó la directora general del ICBF Cristina Plazas Michelsen. En Colombia, debido a estos altos índices  ha  pasado de ser un número a un problema de salud pública. ¿Cuál es la causa de estos embarazos tempranos? ¿Y el impacto que genera en Colombia?

Muchas de las causas que desencadenan este factor son: el inicio precoz de relaciones sexuales sin protección, poca comunicación en los hogares, falta de información, violencia intrafamiliar, abuso sexual, entre otros. Desafortunadamente este fenómeno cultural se ve con más regularidad  en familias con condiciones económicas muy  bajas. El embarazo de un adolescente rápidamente genera un sinnúmero de efectos que socialmente la perjudican a ella y a la criatura que lleva en su vientre, las jóvenes en su mayoría deciden abandonar sus estudios para continuar con su embarazo. Esto reduce en gran medida la posibilidad de encontrar un buen empleo y que este sea bien remunerado. Surge la vinculación temprana al mercado laboral y el deseo de acceder a una universidad y tener una mejor calidad de vida se reduce casi en un 70%, el tiempo y dinero pasa a ser prioridad para el nuevo ser, debido a la corta edad en la gestante se puede ocasionar enfermedades obstétricas graves, y en la criatura desnutrición, malformaciones, enfermedades respiratorias o incluso la muerte

También hay complicaciones psicológicas para la madre: el temor a ser rechazada por su condición que induce a que ella prefiera aislarse de la sociedad, rechazo a la criatura porque la madre es prematura para tal responsabilidad, su autoestima se reduce, se genera culpa o vergüenza.

Es muy importante señalar que los efectos negativos de los embarazos adolescentes se pueden evitar. Para ello los padres cumplen un papel fundamental en generar confianza y comunicación en sus hijos, la necesidad de una sexualidad responsable, que incluye tener conocimiento de los métodos anticonceptivos que son gratuitos a nivel nacional. Es necesaria la orientación en colegios, enseñando educación sexual y reproductiva desde la infancia, porque es desde ahí cuando se genera la curiosidad de observar, preguntar y experimentar. Educar la sexualidad es transmitir información y conocimientos para una vivencia de la misma de forma sana y responsable.  Tiene razón la Ministra Parody, para quién “Se equivoca el procurador al querer limitar esta catedra a secundaria y universidad” .   Mientras la sexualidad siga siendo un tabú en nuestra sociedad se mantendrá el embarazo ignorante, que impide el acceso a más y mejores oportunidades, afectando el desarrollo de niñas, niños y jóvenes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.