Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/08/18 11:03

    La mentira como arma política

    Los manifestantes creyeron que lo hacían en defensa de su derecho a darle a sus hijos la educación en valores que mejor les pareciera.

COMPARTIR

Los manifestantes del 10 de agosto creyeron que lo hacían en defensa de su derecho a darle a sus hijos la educación en valores que mejor les pareciera. Nadie les estaba discutiendo ese derecho y menos que nadie la Ministra de Educación contra quien finalmente fueron las manifestaciones.

También marcharon contra unas “Cartillas del Ministerio de Educación” según las cuales “Al comprender el género como un conjunto de normas que se imponen sobre los cuerpos y que no dependen del sexo del sujeto, se empieza a entender que no se nace siendo mujer u hombre sino que se aprende a serlo de acuerdo con la sociedad y época en que se crezca”. Esta es una afirmación de carácter científico de la cual es responsable las Naciones Unidas. Esta “cartilla” no es del Ministerio de Educación pero la confusión al respecto sirvió para hacerle “bullying” a la Ministra. Tampoco fue pagada por el Ministerio de Educación. Lo hizo el Fondo de Población de Naciones Unidas.

Y hubo unas cartillas pornográficas Belgas cuya autoría y divulgación también le endilgaron al Ministerio de Educación. Nada de qué aterrarse pues se trataba de linchar a la Ministra.

Todo en este tema es sorprendente. Este gobierno no ha producido ni distribuido “cartilla” alguna que se refiera a la distinción entre sexo, género y orientación sexual que motivó a muchos de los manifestantes. Pásmense ustedes: Quién produjo y distribuyó “cartillas” con estas distinciones fue la Ministra de Educación del gobierno del doctor Álvaro Uribe, la doctora Cecilia María Vélez. No hay nada reprochable en ello.

En el debate que le hicieron en el Congreso a Gina Parody debió sentirse ella como Galileo ante el Tribunal de la Santa Inquisición. El sabio italiano decía verdades científicas: Que la tierra giraba alrededor del sol y no a la inversa. ¿Y si esto era así cómo pudo Josué detener el sol para terminar una batalla? La condena de Galileo fue el triunfo de la mentira sobre la ciencia.

Era y es mentira que el sol gire alrededor de la tierra, pero Galileo fue condenado. El triunfo de la mentira no es extraño. Lo hizo recientemente cuando el Presidente George w. Bush invadió a Irak sobre la mentira de que poseía armas de destrucción masiva.

Ahora, a semejanza de ese entonces, se pretende también que la Biblia vuelva a triunfar sobre la ciencia y sobre el avance jurídico y político de nuestro tiempo en materia de igualdad.

¿Qué dice la Biblia sobre la homosexualidad? Levítico 18:22, “No te echarás con varón como con mujer; es abominación”. Levítico 20:13, “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre”.

Y el Nuevo Testamento: 1 Corintios 6:9, “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones”.


Víctimas de la mentira, las gentes se movilizaron, adicionalmente, en contra de otra “cartilla”. La que se refiere a una serie de preguntas orientadoras para que la comunidad de los colegios discutieran la temática referente a la no discriminación en las instituciones educativas. Esta “cartilla” sí fue apoyada financieramente por el Ministerio de Educación. La única. Se endereza a facilitar el cumplimiento de la sentencia T-478/15 en que la Corte Constitucional, como lo ha hecho siempre, se pronuncia contra todo tipo de discriminación. No es posible bajo la Constitución del 91 discriminar al negro por negro, ni al gitano por gitano, ni al judío por judío, ni al cristiano por cristiano, ni al musulmán por musulmán, ni al católico por católico, ni al comunista por comunista, ni al pueblerino por pueblerino, ni al marginado por marginado, ni al discapacitado por discapacitado, etc. Tampoco al homosexual por homosexual, al transexual por transexual, al hermafrodita por hermafrodita, etc. Es que lo prohíbe el valor de la igualdad, el principio de la igualdad y el derecho a la igualdad establecidos en la Constitución del 91. Toda manifestación que conspire contra el derecho a no ser discriminado, es un ataque a esta Constitución y a los Tratados Internacionales que consagran el mismo derecho.

¿Qué dice la sentencia T-478/15 al respecto? “57. Así, queda claro que uno de los ámbitos más importantes para la protección del derecho a la igualdad, la dignidad y el libre desarrollo de la personalidad es el respeto absoluto por la expresión de la identidad de género o la orientación sexual. En el ámbito escolar, esta protección debe ser aún más estricta pues los menores de edad tienen el derecho de ser formados en espacios democráticos y plurales. Así, la prohibición de discriminación por razón de género o de orientación sexual es absoluta y ningún tercero, ya sean otros estudiantes o las autoridades del colegio, pueden perseguir o amedrentar a los estudiantes que deciden asumir voluntariamente una opción sexual diversa. Cualquier actitud en ese sentido, como se explicará en el capítulo siguiente, constituye un trato de hostigamiento que debe ser reprochado y a toda costa prevenido”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.