Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/07/01 10:44

    No volveremos a la guerra: FARC

    Si el Plebiscito no sirve para decidir entre la paz y la guerra como planeaba el señor presidente, y si las Farc no están dispuestas a volver a la confrontación armada, ¿cuál es la utilidad de esta consulta?

COMPARTIR

Winston Churchill, primer ministro inglés, es uno de  los ganadores  de la Segunda Guerra Mundial contra la Alemania Nazi en 1945. La magnitud de la difícil situación por la que atravesaba el Reino Unido era de tal naturaleza que al tomar posesión del cargo en 1.940 sólo pudo decirle a sus compatriotas:  “No  tengo  nada  para  ofrecerles  sino  sangre  y  esfuerzo,  sudor  y  lágrimas”. Vencedor en la guerra, perdió las elecciones inmediatamente siguientes en ese mismo año. ¡Quién lo hubiera pensado!   Resultó lo que nadie esperaba. Fue reemplazado por Clement   Attlee, el hombre del “Estado del Bienestar”.

El señor David Cameron, primer ministro británico, convocó un Referendo que realmente fue un Plebiscito, pues se decidía en función de la siguiente disyuntiva: Quedarse (remain) en la Union Europea o irse (leave).  El resultado fue que ganó el brexit y debió renunciar el mismo día. Resultó ganador lo impensable.  Las  tesis  nacionalistas  de volver a la soberanía  y  a la independencia supuestamente perdidas por cuenta de la Unión Europea y el sentimiento xenófobo triunfaron sobre las advertencias de los desastrosos efectos económicos, políticos y sociales que el dejar la Unión acarrearía. El Primer Ministro Cameron no estaba obligado a convocar esa consulta plebiscitaria. Hoy lo tildan de irresponsable por haberlo hecho.

En las elecciones españolas del domingo pasado la agrupación “Podemos” liderada por Pablo Iglesias, supuestamente obtendría más escaños en el Congreso de los Diputados  que el PSOE de Pedro Sánchez, según todas las encuestas, incluida la de boca de urna.  Pues bien, obtuvo muchos menos, apenas 76 contra 85. Volvió a salir lo que no se esperaba.

Los puertorriqueños  tienen el refrán de que nadie aprende en cabeza ajena. Es desaprovechar la historia.  Aprender  de  los  aciertos  y  errores  de  los  otros,  por  ejemplo  de  las  experiencias reseñadas,  traería innumerables beneficios pues como decía Cicerón la historia es maestra de la vida y testigo de los tiempos, al tiempo que   Marx afirmaba que la historia se repetía primero como tragedia y después como comedia.

Y entre nosotros también ha comenzado a suceder lo inesperado. Mientras el Presidente afirma que Si el plebiscito no se aprueba volvemos a la guerra, así de sencillo, no es que vamos a volver a la mesa de negociación, volvemos a la guerra” (Negrillas, mías), las Farc  acaban de declarar a través de Carlos Antonio Lozada que en el Plebiscito si gana el NO, no significa que eso tenga que dar al traste con el proceso, porque la paz como derecho síntesis no puede llevarnos a tomar esa decisión de continuar una guerra tan dolorosa”.(El Nuevo Siglo, 29/06/16) Y las Farc no están obligadas por el a.188 de la Constitución como sí lo está el Presidente.

Es  también  inesperado  que  concurramos  a  las  urnas  con  las  Farc  armadas.  No le  gustará  al electorado.  Pero  es que el Presidente no planea volver a la mesa de negociaciones en caso de revés electoral, sino al campo de batalla. ¿Cómo puede desarmarse así las Farc? ¿Habrá algo más absurdo?

Lo que sí no es sorpresa es que en la Corte Constitucional el proyecto de sentencia sobre el Plebiscito aclare que los derechos fundamentales no pueden someterse a la decisión de las mayorías:  “no se está poniendo a los colombianos a votar si están o no de acuerdo con lograr la paz. Esta pregunta… sería inconstitucional, pues los derechos fundamentales- como la paz- no se pueden someter a la voluntad del pueblo. ´En ese sentido no se está sometiendo a discusión del electorado el derecho a la paz, sino lo contenido en el acuerdo final.´” (El Espectador 29/06/16, p.2)

Si el Plebiscito no sirve para decidir entre la paz y la guerra como planeaba el señor presidente, y si las Farc no están dispuestas a volver a la confrontación armada, ¿cuál es la utilidad de e ta consulta? ¿No consulta más el interés general comenzar a implementar rápidamente el Acuerdo Final?

En todo caso no puedo olvidar que:

“Es flaca sobremanera toda humana previsión, pues en más de una ocasión sale lo que no se espera”.

*Constituyente 1.991*

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.