Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/09/10 14:54

    En la recta final del plebiscito

    Aún hay tiempo para que Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos, se encuentren cara a cara con el país viéndolos y oyéndolos.

COMPARTIR

Aunque las encuestas son una fotografía del momento, las últimas que se han conocido a tres semanas del plebiscito se convierten en un infalible anuncio de lo que veremos cuando se revele el rollo completo. Esta es una campaña por naturaleza desigual, desequilibrada e injusta. Es el Estado y su poder burocrático y económico contra unos opositores sin plata y aislados internacionalmente. Es el grito de los que hablan de la anhelada ‘paz‘ vs. los amargados de la fiesta que expresan sus válidas dudas, pero que no concuerdan con la euforia del momento.

¿De cuánto será la ventaja que le sacará el ‘Sí’ al ‘No’ en el plebiscito? Eso quizá esté por verse pues como consecuencia del matoneo en contra de los llamados “enemigos de la paz”, me late que hay muchos votantes del ‘No’ vergonzantes que por lo mismo están subregistrados en las encuestas y que probablemente acudirán silenciosos a votar el 2 de octubre. Como sea, con 20, 30 o 40 puntos porcentuales de diferencia, lo que luce inevitable es que el ‘Sí’ gane sin mayores contratiempos.

Si ninguna de las dos campañas tiene entonces nada que perder, resultaría vital que los líderes más importantes de nuestro tiempo, Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos, sellaran la campaña con un ejemplo de civilidad y altura. Aún es momento para que consideren la posibilidad de dialogar de cara al país antes de los comicios, pues verlos sentados en simultánea aunque en orillas diferentes, sin renunciar a sus ideas, defendiendo cada uno sus argumentos y planteando las tesis y preocupaciones que han sostenido en los últimos meses... pero mirándose a los ojos y hablándose de frente, serviría como ejemplo para el país y se convertiría en un útil precedente de aquí en adelante para el sano debate público. Presidente Santos y expresidente Uribe: por última vez, ¡considérenlo!    

La campaña terminará y la pregunta que queda es ¿y después del próximo 2 de octubre qué?…

Los del ‘Sí’ tendrán que administrar bien su triunfo. Hay quienes no quieren darle vía libre a los acuerdos sino simplemente ganarles el pulso a los uribistas en las urnas para saborearse con su derrota. No faltarán los políticos que hablen desde la noche misma de ese 2 de octubre del fin de la guerrilla y también del uribismo; “2x1”, dirán sarcásticos despreciando a los del ‘No’ y excluyéndolos instantáneamente de la que consideran su paz.

¡Error!... Si desde la familia presidencial para abajo, los del ‘Sí’ no actúan con grandeza, este país se quedará estancado en su polarización y nuevas guerras cargadas de resentimiento llegarán más temprano que tarde.

Pero los escépticos, los críticos y los del ‘No porque no’, también tienen que cambiar de chip para asegurar su supervivencia. El partido sigue aún después -¡y sobre todo después!- del plebiscito. Como advertía en una columna anterior, el edificio del posconflicto comenzará a construirse cuando los planos pasen la curaduría a cargo del pueblo y será indispensable contar con una interventoría vigorosa que ataje los sobrecostos y el eventual incumplimiento de los constructores.

El expresidente Uribe y su equipo tendrán que reconocer con gallardía el resultado de las urnas y dedicarse a trabajar con la disciplina que lo han hecho, primero, en el congreso frente a la reglamentación y los detalles que deben definirse en el marco del acuerdo con las FARC y, segundo, deberán reinventarse en la derrota y apuntarle al 2018 con un discurso sin nostalgias por lo que no pudieron cambiar y más bien con mensajes de esperanza frente a los goles de las FARC que todavía pueden y deben atajar.

Los del ‘Sí’ y los del ‘No’ tienen desafíos muy delicados por delante. Bien se ha dicho que esto no acaba el 2 de octubre, sino que apenas comienza.

* Twitter: @JoseMAcevedo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.