Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/03/15 10:45

    El caso Rubiales

    En medio de tantos intereses cruzados, bueno es que prime el criterio técnico y el Gobierno se cuide con el mensaje que envía.

COMPARTIR

Y llegó la decisión: Ecopetrol se quedará con el control de uno de los campos de exploración más grandes de Colombia. Aunque encontrará Rubiales ya maduro y en declive, todavía quedan reservas y varios años para trabajar en él. Dicen algunos de los que asistieron a la junta directiva de Ecopetrol el pasado viernes que las “razones de Estado” para hacerse con el control de Rubiales pesaron de manera definitiva. Ojalá más que con argumentos patrioteros, quienes tomaron esa decisión lo hayan hecho sobre la base de una evaluación profesional y objetiva.

La verdad es que en los últimos días pulularon discursos de todo tipo y quedó claro que intereses distintos a los puramente económicos rondaban esta trascendental decisión. Por un lado, la USO y el senador Robledo se dedicaron a hablar mal de la inversión extranjera y a decir que ya era hora de que el Estado tomara el control de Rubiales. Lo cierto es que las dinámicas actuales no parecen sugerir que la nacionalización del negocio petrolero sea el mejor camino. De hecho, países de nuestro entorno han optado por una ruta muy distinta y algunos casos como el mexicano reflejan que llegó la hora de abrir más las puertas a la inversión foránea.

Del otro lado, tampoco habría sido deseable que el lobby de algún alto ex funcionario del Gobierno que ahora trabaja para Pacific Rubiales fuera el factor que incidiera en la renovación del contrato.

¡Ni lo uno ni lo otro! De lo que se trataba y todavía se trata es de acertar y razonar sobre la base de estudios bien diseñados y argumentos de eficiencia para la empresa y para el Estado.

En medio de tantos intereses cruzados bueno es que prime el criterio técnico y el Gobierno se cuide con el mensaje que envía a los inversionistas extranjeros, más allá de Pacific Rubiales.

El ambiente de negocios en Colombia ha tenido una trayectoria buena en los últimos años pero no ha dejado de estar ensombrecido por la inseguridad jurídica y los bandazos de los gobiernos de turno. No puede ser que nos hayamos gastado más de diez años reformando el sector para terminar ahora en un monopolio estatal del petróleo en épocas en las que justamente la industria petrolera no pasa por su mejor momento.

La pregunta que queda es si Ecopetrol podrá operar el campo sin ayuda de un tercero o si necesita abrir una especie de licitación para encontrar aliados en el camino que escogió. De nuevo, frente a este interrogante, lo que no se puede imponer es la presión de senadores y senadoras que sólo piensan en función de sus intereses políticos. Ecopetrol y el manejo petrolero en Colombia requieren, por sus complejidades particulares, más gerentes y expertos en la materia que actores velando por su propio bolsillo.

***
Declaran insubsistente a la directora seccional de fiscalías en Córdoba porque presuntamente traficaba influencias con el magistrado Pretelt. ¿Luego no fue esa cercanía con Pretelt justamente la razón para que la nombraran en su momento? ¿En cuántas direcciones seccionales de la Fiscalía estará ocurriendo lo mismo, doctor Montealegre? ¿Hará falta que se destapen más escándalos para que queden en evidencia los vínculos políticos de esos funcionarios con sus amigotes?
 
Twitter: @JoseMAcevedo
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.