Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/12/03 12:03

    Farc: ¿sin armas pero con plata?

    En un país en el que la política se hace con plata, preocupa que las Farc terminen ganando más elecciones de las que nos podamos imaginar

COMPARTIR

Sólo hay algo peor que la elegibilidad de manera inmediata que se le concedió campantemente a las Farc en el acuerdo de paz: ver a esa guerrilla haciendo política llena de plata producto del narcotráfico, encaletada como debe estar, sin que el Estado mueva un dedo para tratar de recuperarla y sin exigirle su entrega inmediata para la compensación de las víctimas y el desarrollo de los ambiciosos programas sociales que se plantean en el texto habanero.

Y es que así como el gobierno y el congreso tienen afán de aprobar las leyes de amnistía y la creación de la jurisdicción especial para la paz, deberían con la misma insistencia presionar a las Farc para que entreguen cuanto antes el inventario de bienes y activos con el que se comprometieron en este segundo y definitivo acuerdo de paz.

Muchos agentes del gobierno y áulicos de Santos insisten en la teoría de que la reparación va más allá de lo económico y que con actos de perdón colectivo como el del Valle del Cauca es que se construye verdaderamente la reconciliación. Carreta. Si no hay plata contante y sonante para reparar a los millones de damnificados de esta guerra, no sólo volverán a ser revictimizados aquellos que esperan ser justamente indemnizados y se quedarán viendo un chispero sino que corremos el riesgo de que el nuevo partido político que surja de las Farc sin armas, termine ganando más elecciones que las imaginadas de la misma manera en que ya lo hacen algunos espurios movimientos: comprando votos con cuantiosas sumas de dinero de dudosa procedencia y ganándose así alcaldías y gobernaciones.

Yo de los manzanillos tradicionales y de las ‘nuevas élites políticas’ estaría preocupado porque aunque las Farc aceptaron bajarse la financiación oficial para sostener su partido político, el verdadero origen del dinero con el que piensan competirles y ‘ganarse’ al electorado está en muy otro lado. Aprovechándose de que el gobierno ha dicho una y otra vez que no sabe dónde están esos activos ilegales, los líderes de la guerrilla en tránsito a la civilidad, siguen diciendo que son unas pobres viejecitas.

Pues para estar tan pobres como aseguran, la Fiscalía en los últimos meses ha demostrado que algo en el libreto no les está funcionando bien. “Solo en 2016, el ente investigador ha incautado cerca de 2.000 bienes por un valor cercano a los 5 billones de pesos. Dentro de esas actuaciones de la Fiscalía está la orden de extinción de dominio sobre unos predios, cuyo tamaño se asemeja al del departamento del Quindío.

La pregunta es: ¿por qué si Santos buscó con tanta insistencia la plata de las Farc desde cuando fue ministro de defensa, según dice, no encontró ni un peso ni un dólar, y el fiscal Néstor Humberto Martínez en sólo 4 meses ya lleva identificado casi el 50% de lo que el Estado ha logrado incautarle a esa guerrilla en cerca de tres décadas? ¿Será acaso que nuestro gobierno se estaba haciendo el de la vista gorda para no tirarse el proceso de paz y no disgustar demasiado a su contraparte?

Muy grave sería que llegáramos a la conclusión de que en la persecución de los dineros mal habidos, no ha habido imposibilidad técnica para encontrarlos sino pura y física negligencia de quienes deberían tenerlos ya identificados.

Si no le ponemos atención al asunto de las finanzas de las Farc y no demandamos de ellas un inventario completo de sus activos, la ecuación de la impunidad total de la que habla la oposición tendrá sentido: sin sanciones estrictas, ni restricciones razonables para hacer política, ni acciones contra su boyante economía ilegal, las Farc habrán ganado todo y cedido nada.

Está bien que entreguen las armas pero no podemos conformarnos con ello y permitirles seguir como si nada con los bolsillos llenos, reincorporados a una democracia en la que definitivamente todo vale.

*Twitter: @JoseMAcevedo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.