Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/07/24 19:35

    ¡Serénese, doctora Clarita!

    Lo que me inquieta de Clara López no es su pasado sino su presente y la incapacidad de cortar lazos ahora con lo peor de la administración Moreno.

COMPARTIR

Arranca mal la campaña de la doctora Clara López en Bogotá. Cuando creíamos que con cualquiera de los candidatos a suceder al alcalde Gustavo Petro dejaríamos atrás su talante pendenciero y prejuicioso, Clara López peló el cobre y con sus respuestas a algunos periodistas en los últimos días y sus reacciones en algunos debates nos está dejando ver que, si gana, seguiremos lamentablemente en las mismas.

No sólo fue la rabieta radial ampliamente comentada frente a las preguntas necesarias de la periodista Camila Zuluaga en la W, sino también su actitud agresiva a instancias de María Elvira Samper que la entrevistó al lado del candidato Carlos Vicente de Roux para el programa Las Claves del Canal Capital.

Si así es comenzando la campaña, ¡cómo será cuando estemos en la recta final y la distancia entre ella y sus competidores se vuelva más estrecha! Por eso hay que pedirle a la doctora Clarita que se serene pues todavía son muchos los temas espinosos por los que debe responderle a los medios pero sobre todo a sus electores que merecen varias explicaciones.

A mí, por ejemplo, me preocupa más su presente que su pasado. Fíjense ustedes que Carlos Vicente De Roux apoyó a Gustavo Petro pero cuando vio que su administración persistía en los errores y no hacía nada para corregir el rumbo, se separó con dignidad del actual mandatario. Clara, en cambio, se aferra con terquedad desafiante a unas costumbres y personajes nefastos que, contrario a lo que ella afirma, no le han traído a la ciudad ninguna “prosperidad social y económica” sino caos y degradación colectiva en la calidad de vida de los bogotanos.

No es su paso por la alcaldía de Samuel Moreno el que me inquieta sino su incapacidad para cortar los lazos con lo peor de aquella administración. Lo que de verdad me aterra es su insistencia por gobernar de la mano de Ernesto Samper o Jaime Dussán, personajes que están ahí en el centro de su actual campaña, tirando línea o negociando alianzas.  

Cómo olvidar que Samper llegó a tener tres secretarios en la alcaldía de Moreno y que por eso mismo fue tan responsable de la crisis de Bogotá como el par de hermanos que la saquearon. ¿Es esa dosis la que nos está proponiendo repetir en la actualidad la doctora Clarita?

De verdad, doctora Clarita: serénese, tome aire y respóndale a su excolega de gabinete, Juan Ricardo Ortega, un par de preguntas que le planteó hace unos días: “¿Por qué después de que se le dijo de la corrupción de Héctor Zambrano lo nombró secretario de hacienda?.. ¿Cómo fue la gestión del fondo de vigilancia bajo su gestión? (…)”

Ah…y doctora Clarita, si se le pasa la rabia algún día, contéstenos también lo siguiente: cuando usted dice que no quiere volver atrás y que hay que profundizar en lo logrado en la última década, ¿se refiere a que no quiere repetir lo que se hizo en las administraciones de Castro, Peñalosa y Mockus y en cambio quiere persistir en lo que hicieron Lucho, Samuel y Petro?.. Serénese, doctora Clarita, que el camino es culebrero.
 
Twitter: @JoseMAcevedo 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.