Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2015/11/14 11:26

Pretelt: no renuncia pero insiste

Cada día que pasa con el acusado magistrado Jorge Pretelt en la Corte Constitucional se convierte en un desafío para la justicia colombiana.

Pretelt: no renuncia pero insiste

Magistrado Pretelt: ¡renuncie! Se lo pedimos desde cuando las cosas se volvieron insostenibles en el alto tribunal, desde cuando perdió su presidencia por una clarísima indignidad y desde cuando supimos que su tiempo en adelante se emplearía -con legítimo derecho-, en buscar elementos de defensa personal pero no en administrar justicia como le corresponde.

En efecto, usted se ha dedicado a eso y sólo a eso. Ya no va a muchas de las salas plenas en las que se resuelven temas trascendentales y, si llega, se retira prontamente cuando advierte que no se discutirán asuntos en los que tiene algún interés especial. Como aquellas sesiones en las que preguntaba con insistencia si se abordaría la tutela presentada por la familia Noguera del departamento de Magdalena. Alguna vez, cuando la presidenta de la Corte le dijo que no se hablaría de ese tema en esa Sala, usted esperó que pasaran algunos minutos y se marchó demostrando que nada más le importaba. ¿Es eso serio magistrado Pretelt?

De verdad aún es tiempo de que se vaya y con serenidad se defienda en este momento procesal por el que ningún alto magistrado había atravesado nunca en la historia de la comisión de acusaciones. Su permanencia en la Corte se convierte en un triste desafío a la justicia colombiana que ya bastante maltrecha está y genera legítimas suspicacias entre los ciudadanos que nos preguntamos por qué algunos casos le interesan más que otros, como ese de la familia Noguera.

Los Noguera, para conocimiento de los lectores, le pidieron desde el año 1999 a la justicia colombiana que les reconociera una indemnización por casi 4,000 millones de pesos por un ataque a sus fincas por parte de las FARC. Una magistrada que hoy es la viceprocuradora general y protectora del doctor Pretelt, al parecer de forma bastante ligera, les concedió en ese entonces la pretensión a los demandantes pero el Consejo de Estado luego se las revocó por considerar que no habían demostrado su propiedad frente a esos predios y que no procedía la cuantiosa indemnización.

La familia Noguera entonces, interpuso una tutela que llegó hasta la Corte Constitucional porque los magistrados Jorge Pretelt y Luis Guillermo Guerrero la seleccionaron para su revisión.

La Corte volvió a negar las pretensiones de los Noguera que, curiosamente, fueron defendidos en su proceso ante el alto tribunal constitucional por el abogado Fernando Ramírez Laguado, compañero de oficina del exmagistrado Rodrigo Escobar Gil que está metido en todo el escandalo de Fidupetrol.

¿Simples suspicacias o complejos rompecabezas?... El caso, magistrado Pretelt, es que los ciudadanos tenemos el legítimo derecho a dudar de su inusitado interés en ciertas causas mientras otras acciones de constitucionalidad pasan bajo su radar y no despiertan ninguna atención de su parte.

¿No sería mejor que para librarnos justamente de esas dudas y poder defenderse del complejo caso que le compromete, usted se hiciera a un lado y nos dejara analizar con calma las pruebas con las que pretende demostrar su inocencia?

Hágase ese favor, hágaselo a la justicia y permítanos creer que todavía algo de dignidad le queda. Sería interesante, por último, que compartiera con la gente, ahora que es tan asiduo usuario de Twitter, las razones de sus reiteradas ausencias y, sobre todo, las excusas médicas certificadas por una EPS si es que ese es el motivo para no acudir a varias de esas salas plenas.

Es normal que su salud se deteriore con una situación tan incómoda como la que está pasando desde hace algunos meses cuando se destapó el caso Fidupetrol pero créanos, a los colombianos también nos causa una enorme tristeza saber que la única corte que creíamos digna, de repente se sumergió en un proceso de deslegitimación del cual no ha podido salir aún.

Magistrado Pretelt: ¡renuncie!

Twitter: @JoseMAcevedo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.