Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/05/27 10:57

    ¿Repicar y andar en la procesión?

    El ahora ex ministro del Interior Juan Fernando Cristo, se las quiere ganar todas al pretender ser candidato presidencial y al mismo tiempo continuar representando al gobierno en la comisión de implementación de los acuerdos con las FARC.

COMPARTIR

El pasado jueves 25 de mayo, cuando el Presidente Santos aceptó públicamente la renuncia de Juan Fernando Cristo como ministro del interior, anunció también que lo confirmaba como miembro de la super poderosa “Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo Final” –CSIVI-

Esta comisión fue creada por el gobierno en diciembre del año pasado para ser integrada por tres de sus representantes (Rafal Pardo, Sergio Jaramillo y Juan Fernando Cristo) y por tres representantes más de las FARC (Iván Márquez, Jesús Santrich y Victoria Sandino). Además de las tareas propias de seguimiento y verificación, la CSIVI tiene la función de “constatar que el contenido de todos los proyectos de decreto, ley o acto legislativo que sean necesarios para implementar el Acuerdo Final, correspondan a lo acordado, antes de que sean expedidos por el Presidente de la República o presentados ante el Congreso, según sea el caso…”

Lo anterior significa que estamos ante una de las instancias más poderosas en la historia de Colombia, pues en sus manos está darle autorización previa a dos de los tres poderes públicos del Estado, es decir al propio Presidente de la República y al mismo Congreso, para firmar un decreto o para proponer una ley o reforma constitucional, es decir que estamos frente a una especie de censura previa a la activación del mecanismo del “fast-track”.

Este poder extraordinario se ha hecho sentir en casos muy concretos como el de la redacción por parte del gobierno del decreto para la Reforma Rural Integral, el cual recibió un claro veto por parte de los representantes de las FARC. Otro claro ejemplo es el del proceso de redacción del proyecto de reforma política, que como lo hizo saber ante los medios de comunicación el propio Juan Fernando Cristo, debió contar con el aval previo de la CSIVI antes de ser presentado formalmente al Congreso.

Dicho lo anterior no se entiende por qué razón el presidente Santos pretende que su ex ministro del interior continúe siendo miembro de tan poderosa comisión y al mismo tiempo compita como candidato a la presidencia. En primer lugar el ex ministro Cristo ya no hace parte del Gobierno, precisamente por qué quiere ser candidato y no representante del ejecutivo, por tanto no debe ni puede seguir siendo parte de una comisión a nombre del presidente Santos, si fuera así de sencillo Germán Vargas Lleras, hoy candidato presidencial, habría podido seguir representando al gobierno en varios comités para la implementación de obras públicas y construcción de vivienda social.

En segundo lugar sería inaceptable que un candidato presidencial como Juan Fernando Cristo pudiera tener acceso a información privilegiada sobre la implementación de un acuerdo de paz, cuya defensa e implementación constituye precisamente la base programática de su campaña. En este contexto, de aceptarse su continuidad en la CSIVI, todos los demás candidatos y candidatas que compiten para la presidencia tendrían que tener derecho a participar de la comisión.

Doctor Cristo, ya usted no es gobierno, solo un ciudadano como todos los demás. Como dice el refrán “no se puede repicar y andar en la procesión”, es hora de jugar con las mismas reglas que usted con espíritu democrático ha dicho defender.

*Ex Viceministro de Justicia. Decano Escuela de Política y Relaciones Internacionales, Universidad Sergio Arboleda.
@ceballosarevalo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.