Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/09/16 13:37

    Circunscripciones de paz y revictimización

    Creer que las 16 nuevas curules serán para las FARC es exceso de optimismo de la guerrilla y de pesimismo del Centro Democrático.

COMPARTIR

Uno de los argumentos de los promotores del No en el plebiscito es la supuesta entrega de 16 curules territoriales a las FARC como complemento de las 10 directas que ya tienen aseguradas. Los críticos parecen reconocer a las FARC una fuerza electoral extraordinaria a costa de revictimizar a las poblaciones que han sido los principales damnificados por el conflicto. Tal como en el pasado lo hicieron los paramilitares, quienes así piensan caen en el error de creer que todos las personas de esos territorios son aliados o simpatizantes de las FARC, pero eso está por verse.

Durante las 5 décadas de Conflicto Armado cientos de miles y miles de colombianos se vieron privados de sus derechos políticos como consecuencia de tener la (mala) suerte de vivir en los territorios de disputa entre los grupos armados o controlados por organizaciones ilegales, incluidas las FARC. Jamás pudieron ejercer los derechos que la Constitución les reconocía como colombianos. Fueron desplazados, asesinados, reclutados, desaparecidos, abusados, maltratados y vilipendiados.

Durante los períodos electorales las FARC (y luego los paramilitares) impedían que los ciudadanos pudieran expresar sus preferencias libremente mediante quema de urnas, ataques a la organización electoral, declaratoria de paros armados, asesinato de líderes y periodistas, y todas las formas posibles de coacción y coerción. La situación de guerra contra el Estado colombiano llevó a las FARC a suprimir la democracia en sus zonas de influencia e impedir lo que para ellos no era más que una forma burguesa de dominación: las elecciones.

Los territorios donde se vivió esta situación fueron lentamente abandonados, incluso por los partidos tradicionales, cuyos líderes optaron por cuidar su vida y dejaron de hacer campaña en esas zonas. Algunos, como la Familia Turbay Cote no tuvieron esa opción y fueron asesinados por las FARC. El resultado de ese abandono ha sido también la desafección de esos colombianos y por tanto resarcir sus derechos no sólo es una reparación y compensación para su sufrimiento y abandono sino una forma de recuperar la legitimidad del Estado en esas regiones.

Para revivir la democracia en lugares donde la única ley acatada ha sido la del más fuerte se crearon las Circunscripciones Transitorias Especiales para la Paz. Mediante ellas los habitantes de los territorios más afectados por la guerra podrán recuperar su condición de ciudadanos colombianos y por primera vez tendrán las garantías necesarias para expresar sus opiniones y preferencias electorales. Creer que como consecuencia de ello los pobladores van a salir a recompensar electoralmente a quienes por años han sido sus verdugos es un exceso de optimismo por parte de las FARC y de pesimismo del Centro Democrático.

La prohibición a los partidos nacionales de presentar candidatos en esos territorios no significa que no puedan hacer campaña, sino que sean respetuosos de la necesidad de reconstrucción de las identidades políticas de esas comunidades. Los partidos podrán apoyar los candidatos que surjan de las organizaciones sociales con presencia en las zonas, así que también es una oportunidad para ellos de cambiar su relación clientelar con los ciudadanos y asociarse más a la representación de intereses.

Ya veremos si las FARC, desarmadas, consiguen el mismo nivel de apoyo que tenían cuando portaban fusiles. Como decía Maquiavelo, el Príncipe debe hacerse querer o temer. Las FARC se han hecho temer, vamos a ver si son capaces de hacerse querer.

* Ex Viceministro del Interior - @JuanFdoLondono

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.