Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/08/11 10:02

    Embates contra el Estado laico

    Es el momento de apoyar a la Corte Constitucional en la defensa de un estado laico para avanzar en una sociedad colombiana incluyente.

COMPARTIR

Uno de los avances más importantes logrados durante los seis años de gobierno del presidente Santos ha sido la expansión y protección de los derechos y la remoción de obstáculos al ejercicio de la igualdad. El presidente ha impregnado de tolerancia y diversidad su gestión y su equipo de gobierno, porque una cosa es proclamarse liberal y otra dar ejemplo. Santos, en esto,  ha predicado y aplicado.

No ha sido una labor única del gobierno, pero sin el compromiso y convicción del presidente no se hubiese podido avanzar en la agenda de protección de las minorías que han protagonizado instituciones como el Congreso y la Corte Constitucional. Porque los avances en materia de reconocimiento de derechos para las parejas del mismo sexo y la protección de las minorías ha sido una tarea conjunta de las instituciones colombianas a partir de la aplicación de los preceptos de la Constitución que establece la igualdad para todos y el respeto y la tolerancia para los diferentes.

Lo que hemos visto en estos días es el embate de las fuerzas que en todas las sociedades rechazan que los que no piensan como ellos puedan ser reconocidos y protegidos. Es una historia que ha marcado la evolución de los estados modernos y las democracias políticas. Luego de las guerras de religión entre cristianos y protestantes que caracterizaron Europa en el siglo XVI y XVII se concluyó que la única forma de garantizar la convivencia social era el compromiso del Estado con la protección de la libertad de conciencia y religión, posteriormente, la democracia construyó instituciones para proteger a las minorías con credos diferentes y evitar que el gobierno de la mayoría electoral arrasara con aquellos que pensaban, actuaban o se consideraban diferentes.

La intención de imponer las propias convicciones a los demás ha sido la constante en la historia universal. No olvidemos que el siglo pasado fue marcado por la aniquilación de judíos por parte del régimen nazi. Y para no ir atrás en la historia, sino a la actualidad, miremos los intentos de ISIS en Medio Oriente de imponer mediante la barbarie sus convicciones sobre el mundo basados en su propia interpretación del Islam.

No se trata pues de un problema colombiano, no es que seamos una sociedad conservadora y atrasada, es simplemente la naturaleza de las sociedades. Por esto resulta tan importante contar con instituciones que controlen esos instintos presentes en aquellos que consideran que la religión, su propia religión, debe guiar el comportamiento de todos a su alrededor. Y la intolerancia con la que actúan a partir de su visión del mundo los lleva a confundir la posibilidad que los demás gocen de sus mismos derechos con agresiones su forma de ver la vida. ¿De qué otra manera se puede entender que los moleste tanto que dos personas del mismo sexo puedan casarse y tener los mismos derechos que un matrimonio heterosexual? ¿Acaso alguien los va a obligar a ellos a casarse con una pareja de su mismo sexo?¿En qué momento se considera que ayudar a que los niños respeten las diferencias los va a volver diferentes a ellos?

Si en este momento la sociedad colombiana, y sus instituciones retroceden ante los embates contra el Estado Laico pronto retornaremos a la discusión sobre los derechos de la mujeres o si la gente tiene derecho a divorciarse porque los preceptos religiosos establecen que el matrimonio es para toda la vida.

Los avances en materia de libertad y protección de derechos no pueden darse por garantizados. Es el momento de apoyar la labor de la Corte Constitucional, del gobierno y en especial de la ministra Gina Parody, pues resulta fundamental para seguir avanzando en una sociedad incluyente y donde podamos vivir todos. La razón y la historia están del lado de quienes creemos en la igualdad y en un país tolerante y en paz (no en vano muchos de los que marcharon también manifestaron su rechazo a la paz). Pero ese país se construye a partir de pequeños y grandes avances, como el que hoy tenemos que dar con el respaldo a la labor de la Ministra Parody.

Ex viceministro del Interior - Director Centro de Análisis y Asuntos Públicos. - @JuanFdoLondono

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.