Opinión

  • | 2001/11/05 00:00

    JUAN PABLO MONTOYA

COMPARTIR

En la gira que realizó la semana pasada por varias ciudades para impulsar obras sociales y atender compromisos comerciales el piloto bogotano entró en contacto con centenares de personas, especialmente niños, quienes le demostraron que es un verdadero ídolo. Juan Pablo exhibió una sencillez que le hace merecedor de todos los aplausos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1818

PORTADA

La coca se dispara

Más de 150.000 hectáreas de coca sembradas, la cifra más alta de la historia, es el gran desafío para el posconflicto y para el futuro de la violencia en Colombia.