Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/12/05 10:01

    La opción del cese unilateral de hostilidades

    El cese unilateral de hostilidades por el ELN le daría a la “fase pública” de las negociaciones mayores márgenes de respaldo en un país polarizado y escéptico.

COMPARTIR

Después de los avatares para la entrada en vigor del acuerdo con las FARC, se anunció la inminente apertura de la “fase pública” de las negociaciones con el ELN.

Sin embargo, todo quedó en “veremos” y el inicio se ha aplazado para el año entrante, al parecer por la no liberación de un exparlamentario del Chocó. Surge el interrogante de si el movimiento armado igualmente mantiene secuestradas a otras personas que no tienen la connotación de Odín Sánchez y si el proceso se iniciaría de todas maneras en esas condiciones.    

No se sabe con precisión en qué consistirá la fase “pública” de las negociaciones y si el grupo armado sigue en su tesis de que éstas deben ser entre los diferentes estamentos de la sociedad y que el ELN simplemente actuará como “promotor del diálogo”, mientras que los acuerdos a los se llegue deberán ser implementados por el gobierno.

Durante las negociaciones con las FARC éstas declararon un cese al fuego unilateral, que a pesar de los críticos, se reflejó en una mayor tranquilidad en el país y demostró que el secretariado tenía el control de los diferentes frentes, con excepción de uno que quedó “expósito”. Eso contribuyó al avance de la negociación.

Los numerosos intentos de aproximación con el ELN, se regularizaron durante la administración del presidente Pastrana cuando se adelantaron en Cuba negociaciones encabezadas primero por Víctor G. Ricardo y luego por Camilo Gómez con los jefes del ELN, uno de los cuales falleció en Cuba. Varios encuentros se realizaron en diversos lugares de Venezuela, incluso en el Círculo Militar de Caracas, así como en Colombia en las serranías de San Lucas y de Perijá. En varias oportunidades estuvimos al borde del acuerdo, hasta el punto que en una ocasión Fidel Castro llamó a media noche a Gabo, que se encontraba en La Habana, para comentarle con alegría el inminente logro. A las pocas horas el ELN, cambió de opinión.           

Durante el gobierno de Uribe, Luis Carlos Restrepo asumió la dirección de la delegación gubernamental. Tiempo después, el ELN realizó gestiones con Chávez para trasladar las negociaciones a Venezuela, que les ofrecía mejores condiciones que en Cuba, donde estaban sometidos a estrictas reglas.

Al mismo tiempo el presidente Uribe, en una visita de Chávez a Colombia, aceptó la propuesta del mandatario venezolano de “ayudar” en el proceso. Los integrantes del ELN se trasladaron masivamente con sus equipos y acompañantes a Venezuela. Los cubanos no vieron con buenos ojos el inconsulto movimiento. Finalmente todo se vino al piso.  

Las negociaciones previas con el ELN contaron con un apoyo más decidido que las adelantadas con las FARC, empezando por que Cuba tenía mayor afinidad con el primer grupo que con el segundo y porque han tenido el respaldo de sectores sindicales y de altos jerarcas de la iglesia católica.

En breve, Trump asumirá la presidencia de los Estados Unidos, en Venezuela se experimenta un creciente rechazo al apoyo de políticos y militares a la guerrilla y en Colombia se perciben los primeros movimientos de la campaña presidencial. No se sabe qué pasará en el futuro.

Por lo tanto, una declaración del ELN sobre cese unilateral de hostilidades, incluyendo la suspensión del secuestro, la extorsión y la voladura de oleoductos durante la negociación, daría estabilidad al proceso y le brindaría mayores márgenes de respaldo en un país polarizado y escéptico.  

 (*) Profesor de la facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.