Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/10/02 13:56

Galería internacional de vencedores

Después del plebiscito aparecerán muchos vencedores. Menos mal, porque en un acuerdo como el concertado con las FARC, al menos ambas partes deben estar convencidas de que ganaron. Varios países se sumarán también a la lista.

Galería internacional de vencedores Foto: Semana.com

Después de la firma del acuerdo con las FARC y del respaldo que ha obtenido en el plebiscito, comienza una fase de incógnitas, expectativas y evaluaciones.

El gobierno afirma que las FARC firmaron por que habían sido militarmente derrotadas y que el acuerdo no afecta el orden institucional. La guerrilla sostiene que consiguió los objetivos que se había propuesto desde hace varios años. Menos mal, porque ningún acuerdo se logra, sin que ambas partes crean que ganaron. Pasará algún tiempo antes de saber cuál es el verdadero balance.

Los actores internacionales que apoyaron el acuerdo también ganaron. Cuba fue la “estrella” del proceso: su discreta pero eficientemente gestión de buenos oficios, fue definitiva para el éxito de la negociación. Después de haber sido calificada como promotora del terrorismo y de los grupos subversivos, pasa a ser reconocida como actor fundamental para el logro de la paz en uno de los conflictos más largos en la historia contemporánea.

Noruega, lejana y de mentalidad diferente, obtuvo un logro adicional en su condición de “mediador permanente” en todos los conflictos mundiales, sea en Sri Lanka, Etiopía o Sierra Leona, aunque en varios casos los conflictos han continuado posteriormente. No sería imposible que, para destacar su gestión, influya para que se otorgue el Premio Nobel de Paz, a Juan Manuel Santos y a “Timochenko”, como se había previsto.

El presidente Obama de los Estados Unidos, con su apoyo al acuerdo y la normalización de las relaciones con Cuba, saldrá de la presidencia haciendo valer su condición de Premio Nobel de Paz no obstante los fracasos en Libia y en el Medio Oriente. Su posición constituye además un transcendental giro sobre la política antidrogas y la extradición.

La presidenta de Chile, aunque empeñada en calificar el conflicto colombiano como “guerra civil”, logra fortalecer las simpatías respecto al pleito que enfrenta con Bolivia. Además no hay nada mejor que “mediar” en los conflictos internos de otros estados para fortalecerse internamente.

Aunque el gobierno de Venezuela ha perdido credibilidad tanto doméstica como internacional, siendo lugar de residencia y de tránsito de los jefes de la guerrilla, así como ruta preferencial del tráfico de drogas, puede afirmar que sin su colaboración no se hubiera podido llegar al acuerdo.

Algunos quedarán con la frustración de no aparecer en la galería de vencedores. Pero no hay problema, como falta todavía la negociación con el ELN, que no se resignó a pasar “de agache” con las FARC, así como con los demás grupos armados, todavía hay campo para que surjan nuevos vencedores.

Sin embargo, para preocupación de algunos, poco a poco se irán acabando los incesantes foros, conferencias y estudios sobre el ‘posconflicto‘, así como las declaraciones, opiniones y reportajes pagados, espontáneos o inducidos de profesores, expertos, cantantes y analistas extranjeros que sientan cátedra sobre el proceso de paz de Colombia pero que, no obstante la existencia de Google Maps y de Wikipedia, confunden al río Magdalena con el Atrato, creen que Tumaco queda en el Ecuador y que Tomás Cipriano de Mosquera es el nombre de un equipo de futbol.

* Profesor de la facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.