Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/10/17 14:34

    Muros y alambradas en el 2016

    De la deplorable campaña presidencial en los Estados Unidos, ha salido a la luz el fenómeno del creciente número de muros en las fronteras, como sucedió en la edad media o en la Primera Guerra Mundial, para “protegerse” de los migrantes y de los enemigos.

COMPARTIR

Pocas cosas han afectado tanto en los últimas décadas la imagen de los Estados Unidos, como la actual campaña presidencial, que deja la impresión de que lo dicho por Hillary Clinton a los norteamericanos “Yo soy lo último que se interpone entre Ustedes y el Apocalipsis” es cierto. El sólo hecho que Trump haya sido candidato, es indicativo de una situación preocupante en ese gran país.

Dentro de los planteamientos del candidato republicano, está el de la construcción de un muro en la frontera con México, para impedir el ingreso de inmigrantes. Aunque el enunciado generó reacciones adversas en América Latina, tuvo acogida en algunos sectores de la opinión pública norteamericana.

Muchos ignoraban que ya existe un muro entre los dos países en el estado de California, iniciado durante la administración Clinton. Es más, olvidaron que en mayo de 2006 se aprobó por el senado de los Estados Unidos la construcción de otro muro de 595 km con una zona adicional de obstáculos de 800 km para impedir el paso de vehículos a través de la frontera.

La propuesta, sacó a la luz la existencia de múltiples “muros fronterizos” ignorados y de fronteras erizadas de alambres de púas y de minas antipersonal, vigiladas con perros, torres con reflectores y sirenas de alarma, como en los campos de concentración nazis durante la II Guerra Mundial.

En un estudio publicado recientemente por un grupo de investigadores del “Washington Post”, se demuestra que en el momento existen más muros y alambradas de púas en las fronteras que en cualquier otro momento de la historia moderna: nada menos que 63 y eso que la cifra sigue creciendo. La mayor parte para impedir el ingreso de migrantes, de enemigos o de terroristas: una versión aumentada y corregida de los dominios de los señores feudales en la edad media.

Muchos de los muros están en Europa, en donde varios países los construyen apresuradamente para evitar el ingreso de migrantes africanos y sirios. También se encuentran en Asia y África. Incluso en México han solicitado la construcción de un muro en la frontera con Guatemala y Belice, que al estilo Trump, debería ser financiado por estos países.

Algunos creyeron que después de la caída del muro de Berlín, habían desaparecido los muros o que sólo subsistían el paralelo 38 entre las dos Coreas; el construido por Marruecos en el antiguo Sahara Español, el establecido por Túnez para evitar las incursiones procedentes de Libia o, el existente entre India y Pakistán en el Kashmir. Pero no es así.

Sin embargo, ni los muros ni las alambradas son eficientes, porque tarde o temprano los enemigos y los migrantes, muchos hacinados previamente en tugurios cercanos a la frontera, de alguna forma finalmente ingresan, como sucedió con el caballo que utilizaron los griegos para apoderase de Troya o con los autores de los atentados en los Estados Unidos y en Europa.

A propósito, los acuerdos con las FARC y el ELN pondrán realmente fin al angustioso fenómeno de los 4, 5 o 6 millones de desplazados que tenemos y que nos colocan a la altura de Siria? Como alrededor de las ciudades, que es hacia donde generalmente se dirigen, ahora es difícil construir muros como en la edad media, seremos capaces de detener tan dramático éxodo? Mientras tanto, todo el país se queja de la inseguridad urbana...

* Profesor de la facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.