Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2015/11/21 09:00

Uribe y Vargas Lleras

Cada paso que da Vargas Lleras para separarse de Santos es uno que avanza en el camino hacia Uribe.

Uribe y Vargas Lleras

Afinidades electivas. Así le llamaba Goethe, el novelista, y Weber, el sociólogo, a esa especie de atracción recíproca, de poderosa confluencia química, de combinación capaz de provocar fusiones y también separaciones. Ciertamente lo de Juan Manuel Santos, Germán Vargas Lleras y Álvaro Uribe es un asunto de afinidades electivas. Matrimonios políticos por conveniencia pero al final, realineamiento de las fuerzas en torno a una sola y natural ideología.

Uribe y Vargas Lleras –aunque se empeñen en distinguirse uno del otro– comparten esa ideología que terminará volviéndolos a juntar en el mediano plazo. Por eso creo que cada paso que da Vargas Lleras para separarse de Santos es uno que avanza en el camino hacia Uribe y aunque hayan peleado en el pasado reciente y aunque hay quienes digan que su actitud caudillista es imposible de compaginar, cada vez irán acercándose más sin que ello suponga una estrategia consensuada o un cruce de llamadas sino un puro tema de afinidades electivas.

De eso y de pragmatismo político. ¿Y es que a quién tiene Vargas Lleras sino a Uribe y a la derecha colombiana para llegar a la presidencia en 2018? No hay que olvidar que mientras los partidos de la Unidad Nacional, el ministro Cristo y Armando Benedetti trataban de promover una inhabilidad de cuatro años para el vicepresidente, fue la decisiva intervención de Uribe en una comisión que no era la suya la que hizo recapacitar a su bancada para que la inhabilidad fuera sólo por un año y no le estropearan su candidatura presidencial inmediata a Germán Vargas Lleras.

Luego las elecciones regionales vinieron a confirmarnos que los militantes de Cambio Radical, el partido del vicepresidente, se sienten más cómodos subidos en una tarima con los uribistas del Centro Democrático que con los liberales o los militantes del Partido de la U de Santos.

Por supuesto que la desmarcación de Vargas Lleras frente a su jefe actual será gradual pero progresiva. Es obvio que Santos y su vicepresidente todavía se necesitan y que no sería buena idea partir cobijas antes de un plebiscito en el que los promotores de la paz se la jugarán toda para confirmar los acuerdos de paz en La Habana.

En ese escenario Santos no puede darse el lujo de que la fuerza regional de Cambio Radical se le atraviese y por eso continuará manteniendo las engañosas cortesías con el vicepresidente y sus alfiles y no le disminuirá sus cuotas en el gabinete. A Vargas tampoco le sirve que le quiten su fuente más poderosa de figuración que son las obras de infraestructura y las viviendas gratis en las que está trabajando. Por eso la ‘guerra fría’ continuará sin que veamos un distanciamiento frontal antes de dos años pero el fin de la relación, aunque lento, será irremediable. Es entonces cuando veremos a Vargas considerando la opción de acercarse a Uribe y el expresidente, sin candidatos fuertes a la vista para competir en el 2018, también tendrá que buscar la compañía de Vargas Lleras.

Habrá que recordar que fueron varios los amigos en común de Uribe y Vargas que intentaron una unión de estos dos líderes políticos en el 2014 en contra de Santos. Varios trataron de convencer a Vargas de que se lanzara para dañarle el caminado al actual presidente en su intento de reelección. Ellos mismos actuarán en 2018 para que esa alianza natural se concrete y puedan derrotar al candidato del Partido Liberal y La U que, como van las cosas, será Humberto de la Calle, aunque él también lo niegue. Al fin y al cabo, no hay nada más falso que el ‘no’ de un político y nada más mentiroso que el ‘nunca’ de un manzanillo cuando se le pregunta si se va a volver a lanzar a un cargo de elección popular.

El caso es que entre Uribe y Vargas Lleras hay más cosas que los unen que aquellas que los separan. Afinidades electivas, les llaman...

Twitter: @JoseMAcevedo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.