06 diciembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

La construcción de confianza en los procesos de paz

Por Wilson López López*

OPINIÓNLo más relevante es la construcción de confianza post-acuerdos entre las comunidades y es importante recalcar que este proceso es de mediano y largo plazo.

El psicólogo social Herbert Kelman elaboró a partir de múltiples investigaciones y experiencias en diversos conflictos “el programa internacional para el análisis y resolución de conflictos de la Universidad de Harvard “, el cual sería profundamente influyente en los procesos de negociación de conflictos en el mundo.

El profesor Kelman y su equipo encontraron que la confianza jugaba un papel fundamental en los procesos de negociación y, en general, en la gestión de conflictos; descubrió que los grupos enfrentados construyen (en especial las élites) vínculos afectivos y cognitivos que los comprometen y cohesionan para encontrar el apoyo de la mayoría de sus integrantes. Con este objetivo, afirma Kelman, utilizan como recurso la exaltación de las injusticias, despojos, agresiones y la victimización del grupo por parte del adversario mostrando la necesidad de defenderse con “todas las formas de lucha” contra el otro que siempre es un enemigo en el que no se puede confiar.

Kelman estudió, en especial, el conflicto entre israelíes y palestinos encontrando cómo éstos desarrollaron incluso parte de su identidad en relación con la negación del otro. Es decir que podemos esperar que en nuestro proceso de búsqueda de la paz encontremos actores que se definen solo con relación a la destrucción del contrario, por tanto, parte de su estrategia de guerra será destruir la confianza, sembrar la desconfianza y el miedo, dañando cualquier tipo de acción que se encamine a consolidarla.

En un conflicto violento en proceso de transformación, como en el caso colombiano, es necesario entender que tendremos por lo menos dos momentos: uno, el de las negociaciones y, otro, que hace referencia la posnegociación, donde será fundamental la construcción de convivencia después de lo pactado. Es en estos escenarios que la construcción de confianza resulta crítica para un proceso de paz. Pero qué es la confianza?

La confianza es una categoría psicosocial que se refiere a la expectativa (esperanza) de reciprocidad de comportamientos (afectos, ideas, creencias, acciones) en las relaciones entre individuos o grupos. La reciprocidad implica un trato similar de tipo empático orientado a construir compromisos entre las partes, es esta condición la que permite por tanto construir relaciones y desarrollar el tejido social con o sin proceso de paz.

Kelman formuló a partir de su experiencia cinco propuestas para construir confianza en procesos de paz entre actores con una historia de largo tiempo de confrontación violenta: En primer lugar, aumentar en forma gradual compromisos con el proceso y las promesas de cambio, mostrando cada vez mayor sinceridad y reconocimiento de las necesidades del otro. En segundo lugar, buscar la participación de terceras partes legitimadas y creíbles, en las que es posible depositar la confianza a lo largo del proceso. Tercero, buscar un incremento progresivo de seriedad y sinceridad genuinas con la paz, y no en concepciones irreales e ingenuas del otro. Cuarto, mantener cautela cuando se establecen coaliciones con el otro, pues esto puede ser visto como una traición hacia la propia comunidad, lo que a la larga puede impedir la puesta en práctica de los acuerdos logrados en el escenario de negociación. Por último, buscar espacios de interacción personal y grupal para conocerse mejor, y así poder desarrollar mejores pautas de confianza mutua.

Claro, la confianza en el proceso de negociación es una parte, pero tal vez la más relevante es la construcción de confianza post-acuerdos entre las comunidades y es importante recalcar que este proceso es de mediano y largo plazo. En esta dirección resulta crítico asegurar la seguridad vital, es decir la supervivencia de los grupos comprometidos ; en segunda instancia, , precisar los procesos de inclusión ( sociopolítica, socioeconómica, sociojuridica y psicosocial); en tercer lugar, es necesario buscar construir visiones de futuro compartidas, que a pesar de las diferencias, la violencia o la coacción no pueden formar parte de este nuevo escenario; en cuarto lugar, humanizar a todas las partes con acciones concretas de reconocimiento del sufrimiento y el derecho de vivir en un mundo sin la violencia como mediador de la cotidianidad; en quinto lugar, no deslegitimar los esfuerzos que las partes hacen para cambiar e incorporar estas nuevas prácticas pacíficas y trabajar con las comunidades y la sociedad en general por la transformación de los estereotipos y prejuicios que legitiman la violencia. Por tanto, la paz es un complejo proceso de construcción y reconstrucción de confianzas.
 
*Profesor Asociado/editor Universitas Psychologica
Grupo de investigación Lazos Sociales y Culturas de paz
Pontificia Universidad Javeriana
Lopezw@javeriana.edu.co
@WilsonLpez9
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad