Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/08/06 00:00

    La DNE de Miguel Pinedo Vidal

    Pese a todo, el exsenador Pinedo Vidal sigue vigente en la política de su departamento y en la de su partido, Cambio Radical.

COMPARTIR

Los políticos conservadores no fueron los únicos que terminaron untados en el vergonzoso escándalo de la DNE. Hay evidencias de que miembros de Cambio Radical también habrían usufructuado los bienes incautados al narcotráfico para beneficio propio.

Ese sería el caso del exsenador Miguel Pinedo Vidal, quien ya enfrenta un proceso ante la Corte Suprema por parapolítica: acaba de ser llamado por ese alto tribunal para que responda por el delito de concierto para delinquir agravado por presuntos nexos con los paramilitares, luego de que su proceso fue retomado por la Corte (el 30 de septiembre de 2008 renunció al fuero parlamentario y en 2009 el vicefiscal Mendoza ordenó la libertad del excongresista al considerar que se le había violado su debido proceso).

Según una investigación hecha por la DNE que está en manos de la Corte Suprema de Justicia, el exsenador habría sido otro de los grandes beneficiados con el botín de la DNE, organismo que se convirtió en la caja menor de los políticos uribistas. Su caso se sumaría al de otro exsenador por Cambio Radical, Javier Cáceres, preso por parapolítica, quien también está siendo investigado por la Corte Suprema por el tema de la DNE.

Esta es la historia: el veterano político oriundo del Magdalena hizo lo mismo que la senadora conservadora Miriam Paredes, quien, en lugar de recurrir a testaferros para hacerse al control de esos bienes y usufructuarlos, se dio el lujo de nombrar a su hermano como depositario.

Siendo senador, Pinedo Vidal consiguió que le nombraran a su hermano Alfredo Javier como depositario provisional de cerca de cinco sociedades, entre ellas, la de la sociedad Inversores y Construcciones Lybonnaty propietaria de 14 locales ubicados en el edificio Caribe Plaza en Barranquilla. Tengo en mis manos esa resolución -la número 094 del 17 de julio de 2008-, la cual está firmada por Omar Adolfo Figueroa, quien se desempeñaba a la sazón como subdirector de la DNE cuando Carlos Albornoz era su director.

Nadie en la DNE vio en esta resolución ningún conflicto de intereses por el hecho de que se tratara del hermano de un senador ni a este se le pasó por la mente que eso pudiera ser causal para una pérdida de investidura. Al fin y al cabo, él no era el único político uribista en esa faena y cuando esos comportamientos se toleran, la corrupción se convierte en una conducta legítima. Pero además, y como bien lo informó La W radio en su momento, el hermano de Pinedo venía siendo beneficiario de la DNE desde el año 2003. ¿Cuál era el problema?

El hecho de que, para el momento en que esa resolución se firmó, Miguel Pinedo se encontrara preso en razón de que había sido objeto de una medida de aseguramiento, el 31 de marzo de 2008, no le hizo mella: ni sus presuntas relaciones con paramilitares de la talla de Hernán Giraldo ni sus problemas con la justicia le mermaron su poder político en la DNE. De hecho, su hermano siguió siendo beneficiario de la DNE hasta hace dos semanas, cuando el director de Estupefacientes, Juan Carlos Restrepo, lo removió del cargo, luego de que la DNE realizó en julio de este año una visita de inspección al edificio Caribe Plaza en Barranquilla.

Las conclusiones que se desprendieron de esa visita encontraron que el hermano de Pinedo Vidal ni siquiera había pagado las cuentas del servicio público, que no había cumplido sus obligaciones tributarias, que nunca rindió los informes que por obligación tenía que enviar mensualmente a la DNE, pero que en cambio sí cobraba los arrendamientos de los inmuebles. "Estos son retirados en efectivo y girados o consignados a cuentas personales del depositario", afirma el reporte de la DNE. Obviamente los depositarios no pueden utilizar sus cuentas personales para manejar los bienes de la DNE. Sin embargo, esa no fue la irregularidad más grave que encontraron en esa visita: hasta ahora la DNE no ha recibido ni un peso de esos dineros que aparentemente el hermano de Pinedo Vidal habría recaudado de esos inmuebles.

Pese a lo anterior, el exsenador Pinedo Vidal sigue manteniéndose vigente en la política de su departamento y en la de su partido, Cambio Radical. Su hijo, José Pinedo, es nada más ni nada menos que el candidato de Cambio Radical a la Gobernación del Magdalena.
Al ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, quien es el jefe natural de Cambio Radical, se le adeuda que haya denunciado este nido de corrupción de manera pública. Sin embargo, eso no lo exime de la explicación que nos debe sobre por qué políticos tan allegados a él terminaron con cuotas de poder tan grandes en el DNE ni por qué estos personajes, a pesar de estar tan cuestionados, siguen imponiendo sus bazas en las listas de ese partido para las próximas elecciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.