Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2010/12/20 00:00

    La Encrucijada Europea

    Los miembros de la UE tienen muchas tareas pendientes: mayor armonización de las políticas macroeconómicas, coordinación más estrecha de los presupuestos nacionales y mejor nivelación de los sistemas sociales.

COMPARTIR

Los 27 líderes de la Unión Europea (UE) se comprometieron el 17 de diciembre pasado a realizar todos los esfuerzos para salvaguardar la estabilidad del euro. Sin embargo, y muy a pesar de las agudas tensiones que sufren algunos países de la zona del euro y la propia divisa, los jefes de Estado y de gobierno dedicaron la cumbre de Bruselas a tratar de buscar una solución de largo aliento para los problemas de estabilidad de su moneda común.

Por tanto, se tomó la decisión de crear un fondo permanente de rescate a partir del 2013, que sirva como mecanismo para afrontar futuras crisis financieras que pongan en peligro la estabilidad del euro. En el futuro, los Estados miembros de la UE -cuya moneda sea el euro- podrán recurrir a la ayuda financiera del referido mecanismo cuando ello sea “imprescindible”, con el propósito de garantizar la zona del euro en su conjunto. El acceso a la ayuda financiera estará ligado al cumplimiento de condiciones muy estrictas.

Sin embargo, los miembros de la UE tienen muchas tareas pendientes: una mayor armonización de las políticas macroeconómicas, una coordinación más estrecha de los presupuestos nacionales y una mejor nivelación de los sistemas sociales. Es más, quedan muchos interrogantes sin resolver: ¿se estrecharán aún más los vínculos entre los miembros de la UE a través del rescate conjunto de las economías frágiles? O por el contrario ¿se seguirá ampliando más la brecha entre ellos hasta producirse disolución de la zona del euro?

Al respecto, algunos expertos (Carsten Volkery-Spiegel Online 17.12.10) señalan que lo adoptado es simplemente una solución minimalista, la cual no sería suficiente para salvar el euro en forma duradera. Los programas de ajuste estructural de los países deudores crearían nuevos riesgos para la zona del euro.

Por otra parte, los participantes de la cumbre acordaron realizar una reforma limitada del Tratado de Lisboa para que, a partir del 2013, aunque caduque el actual fondo de rescate (750.000 millones de euros), los Estados miembros de la euro-zona sigan contando con un mecanismo de ayuda al cual acudir en caso de dificultades.

La reforma sería para blindar jurídicamente el mecanismo y protegerlo de potenciales ataques procedentes por ejemplo de Alemania, donde la opinión pública muestra una creciente desconfianza hacia el euro y el Tribunal Constitucional ha marcado unos límites muy estrictos a la integración europea.
 
Con este telón de fondo, la canciller alemana, Angela Merkel, había estado en la línea de fuego de las críticas tanto internas como externas durante el manejo de crisis desde el inicio de la tragedia griega. Por un lado, la opinión pública alemana le reclamaba una mayor defensa de los intereses nacionales en el ámbito de la UE; por otro, los socios europeos señalaban su posición como el mayor obstáculo hacia la búsqueda de una salida de la crisis del euro. Empero, al final de la cumbre –al publicitarse lo acordado- la palabra clave fue flexibilidad, con lo que la canciller Merkel dejó de ser Frau-Nein (la señora no) término con el que había sido denominada últimamente.

En todo caso, lo que se sigue evidenciando en las crisis es la fragilidad institucional de la UE en materia política. A pesar de haber avanzado a lo largo de los últimos 62 años en el ámbito de la integración económica, sigue siendo un enano político. Una UE de 27 miembros tiene dificultades para funcionar con el actual marco institucional. El Tratado de Lisboa fue una solución minimalista, no se avanzó en la integración multidimensional.
 
Por tanto, sigue teniendo vigencia la profundización de la integración política, porque una UE más federal y menos intergubernamental puede tener mayor capacidad para la gobernaza de los procesos internos y externos. El futuro de la UE depende de la capacidad de sus gobernantes y ciudadanos de construir una Europa más supranacional, donde los intereses comunitarios superen los nacionales.

* Director del Departamento de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Javeriana y Editor de la Revista Papel Político.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.