Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2009/12/24 00:00

La guerra del Procurador

El Procurador está convencido de que pasamos de un terrorismo político a un terrorismo moral.

La guerra del Procurador

Sentí temor cuando me dijeron que Chávez le había declarado la guerra a Colombia. Recordé que mi padre me decía que si llegaba la guerra, había que comer hasta ratas. Pero por loco que esté o parezca el Presidente de Venezuela, lo de la guerra por ahora parece un alboroto que no llegará a ningún lado.

Sin embargo, hay alguien en el país que ha estado hablando de guerra desde hace algún tiempo y es nada menos y nada más que el Procurador Alejandro Ordoñez. Estuve mirando su libro y encontré que habla de “una verdadera guerra con una auténtica planificación estratégica, táctica y operativa” y se refiere a una revolución cultural que él mismo vaticina preocupado, cuya finalidad es “disolver los principios y valores sobre los que se funda la familia cristiana, su carácter heterosexual, indisoluble y fecundo”.

Sobresaltada por los anuncios proféticos de las líneas de Ordoñez, me pregunté - como en toda guerra- quiénes son los enemigos y luego encontré que señala a la Onu, Unesco, Unicef, Oms y Pnud y una constelación de organizaciones no gubernamentales como el magisterio formador del pensamiento hegemónico que conduce a la conformación de una Aldea Global que transgrede instituciones tradicionales de nuestra cultura como la religión, la familia y la patria.

En el texto, el procurador Ordoñez, parece muy preocupado porque se esté atacando esa idea de familia, matrimonio y sexo tal como la habíamos concebido hace 2000 años y se esté negando la existencia de un orden natural previo a la voluntad humana.

El Procurador está convencido de que pasamos de un terrorismo político a un terrorismo moral. Según esta misma lógica creo que debe sentir que la perspectiva de género debe ser igual al gas mostaza, que la anticoncepción algo muy parecido a una AK47.en mano enemiga y que los derechos sexuales y la salud sexual y reproductiva deben ser un escuadrón Mirage comandado por guerreros suicidas.

La Procuraduría es la entidad que representa a los ciudadanos ante el Estado. Me pregunto cómo puede representar este Procurador a una persona homosexual, por ejemplo, o a una mujer divorciada. Cómo representa a todos aquellos que se salen de ese orden preestablecido que pregona en su texto. ¿Cómo representa a una niña que ha sido violada y que decide interrumpir el embarazo de acuerdo a lo que dice la ley?

Ha de ser muy mesurado este señor Procurador, si a pesar de tener que la idea de que una guerra se avecina, es capaz de ser objetivo para representar los derechos humanos de los ciudadanos cobijados por acuerdos internacionales y por la Corte Constitucional.
 
Me tiene confundida el Procurador, no sé si debo empezar a cazar ratas o no.

El libro de Alejandro Ordoñez me recordó a un personaje de Jaime Garzón llamado Godofredo. Muy cómico por cierto. Voy comprendiendo por qué en Facebook hay un grupo que se llama Monseñor Procurador se equivocó de profesión. ¿Será por eso que es tan importante ir al curso de orientación profesional antes de escoger la carrera?


 
*Claudia Ayola Escandón es periodista cartagenera, finalista del Premio Semana-Petrobras al mejor columnista de opinión o blogger 2009.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.