Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1991/06/10 00:00

    LA HORA DEL CANCILLER

    Lo único que la muerte de Low ha producido por parte del Gobierno es un insulso comunicado de Palacio.

COMPARTIR

MIENTRAS ESTUVE EN ESPAÑA, MAtaron a una niña de ocho años en Huelva. Más de 40 mil personas salieron a la plaza de la ciudad a protestar contra el hecho, y obligaron a las autoridades locales a acelerar la investigación hasta dar con el culpable.
Al llegar a Colombia me encuentro con la terrible noticia del asesinato de Enrique Low Murtra.
Pero a cambio de multitudinarias muestras de solidaridad, sólo hay un país entristecido pero resignado, y un gobierno que intenta echarle tierra al episodio para que no se enjuicie la indolencia que demostró frente a la protección de la vida del ex Ministro de Justicia. Lo mínimo que debería haber ocurrido en memoria de Enrique Low es que el canciller Luis Fernando Jaramillo hubiera renunciado, como una muestra de verguenza. Sabemos, por lo menos, que sí la tiene, porque cuando el padre del ex Ministro relató por una cadena radial las vicisitudes de su hijo al ser despojado de la embajada que garantizaba su vida, el Canciller pidió secretamente a los periodistas de esa misma cadena que le ahorraran la molestia de reconocer públicamente que se había equivocado.
De haberlo hecho así por la radio, o a través de un comunicado, también habría tenido que renunciar, pero con la dignidad de quien se equivoca de buena fe. En lugar de ello Jaramillo cometió el segundo error mas grave de su vida después del de haberle quitado la embajada a Low. Declarar públicamente como disculpa, que ignoraba lo que el resto del mundo sabía: que al ex Ministro de Justicia lo iba a matar el narcotrafico, y que ya había tratado de hacerlo.
Esta manifiesta ignorancia suya, como el país lo sabría después por declaraciones de familiares de Low, era relativa. Estos últimos, al ver al ex ministro Low despojado de su refugio y sin posiblidades de permanecer en Europa con sus propios recursos, le mandaron pedir -suplicar- al Canciller que por lo menos lo enviara al Uruguay, ya que el recién nombrado embajador en dicha plaza, y coincidencialmente familiar de Low, había fallecido de infarto.
Pero tampoco. El Canciller estaba entretenido en otros menesteres diplomaticos, como el de repartir la nómina de las embajadas entre las diferentes fuerzas políticas. Sería interesante saber si el presidente Gaviria sabía que el Canciller le había aceptado la renuncia protocolaria al Embajador en Suiza. Al fin y al cabo, Gaviria y Low fueron colegas en el gabinete de Barco, por lo que el actual Presidente debió compartir con el entonces Ministro de Justicia los terribles riesgos inherentes a su cargo. Si el gobierno de Barco había enviado a su ex Ministro de Justicia a Suiza para protegerlo, y la Interpol le había montado toda una red de seguridad al embajador colombiano ante la evidencia de que existía la orden de ejecutarlo, no hay razón valida para que el actual gobierno lo ignorara, como si se tratara de gobiernos de dos países distintos o como si el gobierno de Gaviria hubiera resuelto no heredar a los
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.