Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1997/06/09 00:00

    LA INGENUIDAD DE VALDIVIESO

COMPARTIR

Se lanza el señor Fiscal a la Presidencia, tras renunciar a su cargo. Sí, es muy popular en las encuestas y todo eso. Pero a lo mejor, en su ingenuidad, no se ha dado cuenta de que quien es popular en las encuestas es el señor Fiscal, y no el doctor Valdivieso.Había que ver hace unos pocos años al doctor De Greiff cuando era señor Fiscal, y no sólo punteaba en todas las encuestas sino que además destrozaba corazones. Levantó novia. Fue proclamado 'hombre del año' por todos los periódicos. Pero dejó abruptamente su cargo de Fiscal ¿y quién lo recuerda? Parece ser que lo nombraron embajador, o que lo extraditaron: nunca se supo. A ver, a ver, De Greiff, sí, me suena. ¿No era el padre de Mónica de Greiff, o el tío de Otto Greiffenstein, o el sobrino de un poeta famoso, de cuál, de cuál, no era el sobrino de Mutis? Sí, De Greiff me suena. Pero ¿candidato a la Presidencia? ¡No me diga!Con el doctor Valdivieso pasa lo mismo. Es, o era hasta hace unos días, el señor Fiscal: 'hombre del año', etcétera. Salía en Quac. Una caída de ojos suya rompía corazones. Un auto de detención suyo (o como se llamen exactamente las cosas que manda el Fiscal) destrozaba carreras políticas. Encabezaba las encuestas de Lemoine, de Napoleón Franco y Cía., del señor Nielsen. Lo adoraban míster Frechette y míster Gelbard, que hoy se dedican a otras cosas, porque creía en la política antidrogas del gobierno de Estados Unidos. Pero ahora, sin su cargo de Fiscal ¿quién es el doctor Valdivieso? Ah, sí, me suena: uno que era primo de Galán y que fue senador o algo por Santander, o quizás por Norte de Santander, y después lo nombraron ministro de algo, eso, de Educación, uno de los millares de ministros de Educación que hemos tenido en los últimos años sin que en la educación se haya notado el paso de ninguno. ¿Ministro de quién? Tal vez de Barco, como cuota santandereana, o nortesantandereana, nunca se supo bien. O no, tal vez de Gaviria, como cuota del difunto. Y algo se habló también de algún cheque de alguna empresa de algún narco para alguna campaña electoral. Pero bueno, hay tantos cheques, tantos narcos; y además cuando los narcos giraban cheques todavía no eran narcos, sino empresarios distinguidos a quienes el Congreso condecoraba por su distinción como empresarios. ¿Cómo va uno a acordarse de cuál era el doctor Valdivieso entre tantos otros políticos que han sido senadores o ministros y que recibieron cheques de narcos que ni siquiera eran narcos? No, sí, sí Valdivieso me suena. Pero ¿candidato a la Presidencia? ¡No me diga!Llegado a este punto me asalta una inquietud de índole profesional: mucho me temo que la candidatura del doctor Valdivieso no dé para llenar una columna completa.Pero mientras los políticos y los analistas políticos les hacemos perder el tiempo a los lectores con cosas tan inanes como son los análisis de las candidaturas presidenciales de políticos, la verdadera política sigue. Informa esta revista que, en vista de que ya no quedan capos del narcotráfico sino que han sido sustituidos por vicecapos, subcapos, infracapos o pequeños capos pero el negocio del narcotráfico sigue creciendo (como habíamos previsto algunos analistas políticos, pero ningún político), la estrategia de la guerra contra la droga va a cambiar. O, más exactamente, van a cambiar (o ya han cambiado) las exigencias del gobierno de Estados Unidos en ese tema. No pide ahora solamente persecución, extradición, fumigación, intervención, sino más, más, mucho más (tal como habíamos previsto también algunos analistas, aunque ningún político). Pide que disminuya la exportación de drogas mientras en su país sigue aumentando la importación.¿Y para qué lo pide, si al cabo de 30 años de fracasos en la guerra contra la droga tiene que saber perfectamente que semejante cosa es imposible? Por una razón que unos pocos analistas llevamos 30 años señalando: porque lo que le interesa al gobierno de Estados Unidos (este de Clinton, o el anterior de Bush, o cualquiera) no es que el negocio de las drogas disminuya, sino que los países productores dejen de ganar con él, y la totalidad de los beneficios se queden en Estados Unidos: no sólo el 95 por ciento, como sucede actualmente, sino el ciento por ciento. Y que la totalidad de los costos de la absurda guerra que sirve para mantener rentable el negocio corra por cuenta de los países productores, y no de Estados Unidos.Con lo cual volvemos a la ingenuidad del doctor Valdivieso. Por ingenua, y en consecuencia favorable a esos intereses norteamericanos, la candidatura presidencial de Valdivieso recibirá el apoyo del gobierno de Estados Unidos. El cual exigirá además un nuevo cambio en la legislación colombiana, como los muchos que ya ha obtenido: que el Fiscal siga siendo Fiscal mientras es candidato. Porque esa es la única manera de que gane las elecciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.