Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/02/08 00:00

    La novela verde llegó a su fin

    Muchos de los seguidores verdes siguen a la espera, al menos, de la tan mencionada escuela de formación política y gestión pública.

COMPARTIR

Esta semana, finalmente, la novela sobre la candidatura verde a la alcaldía de Bogotá llegó a su fin. Luego de varias semanas de rumores, mensajes confusos, tensiones y encuestas, Antanas Mockus decidió declinar su aspiración y dejó en manos de Enrique Peñalosa la responsabilidad de lograr el triunfo verde en la capital de Colombia. Sin embargo, todo esto suscita varias reflexiones.

Mockus cerró la puerta a la consulta interna: luego de que varias encuestas lo dieran como favorito para ganar la consulta, Mockus sorprendió a sus seguidores con la decisión de no participar en ella.
 
Adicionalmente, al salir a respaldar a Peñalosa también renunció a dos cosas: primero, a la posibilidad de apoyar a otra persona de su corriente o al menos, a promover un debate interno sobre quién podría representar la gran diversidad incluida en el partido verde. Segundo, la fuerza que el partido verde tuvo en la pasada elección presidencial se originó en su consulta interna y en la ola verde. Al descartar la consulta interna, Mockus no sólo se contradijo, pues insistió varias veces en su importancia, sino que también dilapidó la posibilidad de dinamizar el debate y fortalecer la candidatura verde.

Reinvención de Peñalosa: luego de varias derrotas en Bogotá, Peñalosa tiene el gran reto de seducir a los electores para ser alcalde de la ciudad. Sin embargo, ese camino no será fácil, pues la mayoría de sus propuestas, aunque le han dado renombre internacional, en la capital no gozan de igual simpatía.
 
Transmilenio está en crisis, como lo demuestran todas las encuestas de percepción; las ciclorrutas no lograron el auge que se proyectó; el espacio público ha sido desplazado por la proliferación de centros comerciales; la guerra contra el carro está casi perdida. Basta ver el crecimiento del parque automotor en la ciudad. Entonces, ¿Qué nuevo le propondrá Peñalosa a la ciudad? ¿Será Peñalosa capaz de asumir los costos políticos de aceptar los errores del pasado? ¿Le apostará al metro?

Promover la renovación generacional del partido. Todo el debate generado para escoger al candidato a la alcaldía demuestran que aunque el partido verde está en un proceso de consolidación, se hace necesario que sus líderes – copresidentes compartan su experiencia y abran los espacio para la renovación generacional de los dirigentes verdes. Si bien el partido cuenta con tres exalcaldes de Bogotá, ninguno de los tres ha logrado superar el individualismo y consolidar nuevos liderazgos. Muchos de los seguidores verdes siguen a la espera, al menos, de la tan mencionada escuela de formación política y gestión pública.

Difícilmente se sabrá qué paso con Mockus y qué lo confundió, como lo menciona lasillavacia.com. Habrá que esperar a las repercusiones de sus decisiones para él y para el partido. Peñalosa varias veces ha dicho que es buen alcalde y mal político. Pues esta vez tiene que ser mejor político si quiere tener el chance de ser alcalde de nuevo. Si quiere ganar no puede seguir apelando a lo que un día fue. Los procesos de renovación generacional no son fáciles. Basta fijarse en lo que pasa con el fútbol colombiano. Eso quiere decir que los exalcaldes o comparten lo que saben o su legado evaporará en el tiempo. Finalmente, las elecciones de octubre son determinantes para el partido verde. De lo que en ellas logré dependerá su futuro.

*Profesor Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Pontificia Universidad Javeriana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.