Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2009/04/04 00:00

La nuera que sí era

Cuatro meses después de la providencial ausencia de su suegro en la votación, la doctora Vania empezó a recibir contratos del Ministerio de Protección Social.

La nuera que sí era

El desplome de otra mentira de Teodolindo Avendaño podría ser la prueba decisiva sobre el papel del Ministro de Protección en la aprobación de la primera reelección. El ex congresista sostuvo por largo tiempo que jamás buscó prebendas del Estado para su familia, y especialmente para la esposa de su hijo Teodolindo, como contraprestación por su ausencia en aquella votación definitiva.

Las pesquisas iniciales parecían darle la razón. Ni su hijo Gilberto; ni Teodolindo Junior; ni la esposa de este último, Alba Noemí Cobos, han tenido puestos o contratos con el Estado. El resultado de la verificación sorprendió a los investigadores porque casi nunca han podido coger a Teodolindo en una verdad.

Sin embargo, la pesquisa los llevó a una información reveladora. Para la época de los hechos, Teodolindo, el mayor de los hijos del congresista acusado, ya había roto su relación con su primera esposa, Alba Noemí. Su nueva compañera era la abogada Vania Constanza Castro Varona.

Ese nombre aparecía escrito por Teodolindo padre, en su libreta de apuntes del año 2006 bajo una curiosa anotación: "Dr. Angarita. Contrato Adicional Dra. Vania Constanza Castro Varona en Inco". En la misma libreta figuran citas a nombre de "Palacio", "Min protección social", "Dr. Luis Camilo O'meara", "Invías", "Dr. Juan David" y "Dr. Villegas", entre otros.

La Corte Suprema encontró que cuatro meses después de la providencial ausencia de su suegro en la votación, la doctora Vania empezó a recibir contratos del Ministerio de Protección Social.

Hace apenas unos días, ante la Corte Suprema, la nuera que sí era reconoció que obtuvo esos contratos -el último de los cuales terminó el martes de la semana pasada- sin hacer gestión alguna.

Vania Castro contó que en octubre del año 2004, recibió una sorpresiva llamada telefónica. Al otro lado de la línea estaba el doctor Carlos Arturo Gómez Agudelo, un alto funcionario del Ministerio de Protección Social. Él es el coordinador del Grupo que maneja el Pasivo de Puertos de Colombia. Llamaba a la nuera de Teodolindo para proponerle que se convirtiera en representante jurídica de la Nación en decenas de pleitos laborales relacionados con Colpuertos.

Vania narró ante los magistrados: "El doctor Carlos Arturo Gómez me llama, porque quien le da el dato de nuestra oficina es mi suegro. Me comentó en ese momento: 'Mire, yo soy amigo del representante Teodolindo Avendaño, y me dijo que necesitaba una abogada en Cali y me preguntó que si a ustedes les interesa el contrato'".

Ante la declaración, el abogado Gómez -paisano del ministro Diego Palacio y antiguo director seccional del DAS en Quindío, Caldas, Sucre, La Guajira y el Magdalena Medio- habló en varias emisoras para entregar su versión sobre los contratos. Explicó que por casualidad se había encontrado con Teodolindo padre en un aeropuerto y que también casualmente le contó que estaba buscando un abogado en Cali. Teodolindo recordó que su nuera era abogada y la recomendó.

"No hay impedimento legal y la doctora cuenta con todos los requisitos", pensó Gómez al contratar a Vania para manejar entre 70 y 80 procesos de Colpuertos.

Por casualidad también, el ministro Diego Palacio se encerró con Teodolindo Avendaño el 2 de junio de 2004, en vísperas de la votación de la reelección. Palacio asegura que -justo en esa fecha- se le ocurrió ir a visitar al pequeño político de Caicedonia para hablar de la situación hospitalaria de su región.

Les debieron quedar algunos temas pendientes, porque los investigadores tienen registros de llamadas de Teodolindo al despacho ministerial, los días 7, 14 y 16 de julio de 2004.

También debe ser casual que César Guzmán, el asesor de Yidis Medina, recibiera contratos en Etesa, una empresa del Ministerio de Protección, y que Sandra Patricia Domínguez, la primera notaria de Yidis en Barrancabermeja, sea hoy la jefe de control interno de Caprecom, otra entidad adscrita a ese ministerio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.