Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2007/08/18 00:00

La política

Noticia de'portiva: En San Basilio quieren otro Pambelé. Así que la ministra de cultura, acompañada del gobernador, viajó a cortar la cinta de un gimnasio

La política

Lee uno los periódicos de cualquier país serio y encuentra que las noticias son variadas: las hay de crímenes, de cultura, de tránsito, etcétera. Los lee uno en Colombia, y no: resulta que aquí todas son políticas. Las culturales, las de tránsito y las de policía, además de las políticas propiamente dichas. Porque todas dependen de la política.

Eso es cierto en todas partes, sí, pero sólo en última instancia. En fin de cuentas todo depende de la política. Un poema, pongamos por caso, depende en su forma y en su contenido e incluso en su calidad literaria de si, por ejemplo, se ha cumplido una revolución burguesa que permita el acceso a la educación de las clases populares. Pero en Colombia, además, la calidad y el fondo y la forma y hasta la posibilidad de que el poema pueda ser compuesto dependen directa e inmediatamente de la más estrecha y mezquina politiquería local: de si el alcalde es de este o de aquel grupo político.

Un ejemplo: '26 horas de cola para un subsidio de salud y educación', se titula la noticia. Y la explicación es que, por disposición de un funcionario distrital nombrado por recomendación de un cacique político, las puertas del Parque El Tunal se cierran a las cuatro de la tarde. Otro ejemplo: los juguetes de alto riesgo para la salud fabricados en China por una multinacional norteamericana. ¿Creían ustedes que eso tenía que ver con la globalización de la economía? Pues no. Tiene que ver con un vacío jurídico existente en los estándares en microgramos de la permisividad de cadmio, bario, plomo, selenio "y otras sustancias a determinar" previstos por las resoluciones del Ministerio de Protección Social. (A propósito: yo hubiera escrito "por determinar", pero, como dicen los musulmanes, Alá es más sabio. O, en nuestro caso, la Dirección de Salud Pública del mencionado Ministerio, a cargo del doctor Fulano de Tal, es más sabia).Y en consecuencia los niños se seguirán envenenando hasta que el organismo competente expida una resolución por la cual establezca, determine, disponga y finalmente delegue. Y dentro de veinte años se fallará una demanda interpuesta por los deudos de los niños difuntos y se obligará a la Nación a pagar una indemnización, no ya en microgramos de selenio o de plomo, sino en gramos de oro.

Otro ejemplo, esta vez de tránsito, sobre un joven arrollado en Bogotá por un carro fantasma. Pues resulta que el accidente ocurrió porque el padre de la víctima es un desplazado por la violencia para-política del Guaviare que vende agujas en Girón. De modo que el pago de la cuenta de la clínica dependerá de la búsqueda por parte del gobierno de un consenso de bancadas parlamentarias antes de las elecciones de octubre. ¿Un ejemplo telúrico? Con motivo del terremoto del Perú, en Bahía Solano las autoridades municipales decidieron sembrar el pánico entre la población anunciando un tsunami a través de megáfonos, las campanas de las iglesias y la sirena de una ambulancia. Un ejemplo de noticia deportiva: en el Palenque de San Basilio quieren otro campeón de boxeo como Pambelé. Así que la ministra de Cultura, acompañada por el gobernador y las autoridades deportivas departamentales, viajó a cortar la cinta de un centro de entrenamiento de guanteo.

Recuerdo un vallenato que se hizo sobre Pambelé, que decía: "Habló con el presidente / y le dio luz a su pueblo". Porque en Colombia la luz no depende ni del astro sol ni del ingenio de Edison, que inventó el bombillo eléctrico. Depende de tener palanca con el presidente. El que le dio la luz a Pambelé fue Pastrana padre. Años más tarde, el boxeador hablaba pestes de Pastrana hijo. Lo cual sólo significa que pasan las generaciones sin que nada cambie. Para que Palenque vuelva a tener campeón será necesario esperar a que el presidente Álvaro Uribe dé las instrucciones pertinentes en un consejo comunitario televisado, anunciando para el caso de que su orden no se cumpla severas sanciones políticas.

Ojalá le hagan caso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.