Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/06/13 00:00

    La receta de La Equidad: frutos, cosecha y tiempo

    Aunque falten noventa minutos, La Equidad Seguros se llevó el primer round de la final de la Liga Postobon. Un equipo que dignifica aquello de apostarle a una idea.

COMPARTIR

Con mucho corazón, con Dawhling Leudo inspirado en la mitad de la cancha, con un equipo tácticamente ordenado, o sea, los jugadores bien parados y posicionados dependiendo de su posición en el campo (recordemos que la táctica no es lo mismo que la estrategia, aunque están relacionadas), con dos golazos, uno de Juan Gilberto Núñez a modo de puntazo, ¡gran recurso técnico!, y otro del defensor caleño Edwin Rivas, La Equidad se llevó (2 a 1) el primer round en busca de la estrella del fútbol profesional colombiano. Difícil afirmar que la mitad del título ya está en su bolsillo, aunque, eso sí, disfruta la ventaja numérica de la mínima diferencia, que vaya si vale en el fútbol, deporte que en esencia posee esa magia, esos polvos mágicos con los que se han nutrido cientos de hazañas.

“Empezar perdiendo fue duro pero el equipo superó el miedo escénico y ganó seguridad. La diferencia no es un gol, son tres puntos. Es una gran diferencia aunque defenderla no es fácil. Podemos soñar con el título”, dijo Alexis García, técnico asegurador y en sus tiempos de jugador, símbolo del equipo paisa campeón de la Copa Libertadores de América en 1989. La diferencia son tres puntos, tiró el estratega, un mensaje motivador y estimulante hacia sus jugadores.

Por cierto, así como es para aplaudir la obediencia, el oficio que se traduce en orden táctico de los jugadores del equipo capitalino, nobleza obliga advertir esa cuota de inspiración y espontaneidad que subyace en el todos los deportes, y que ellos han enaltecido. El bombazo de Rivas, que aunque pegándole algo mordida la clavó del ángulo, es un fiel ejemplo.

Nacional ha sido campeón diez veces de la liga vernácula. La Equidad ninguna. Una diferencia abismal que en el campo- confirmación de la belleza y el misterio del fútbol- queda echa trizas cuando rueda la pelota, como decía un escritor argentino. La Equidad, que ascendió a Primera división en 2006, nació como institución en diciembre de 1982 en el hexagonal del Olaya, en Bogotá; en 1993 se formó como Corporación Club Deportivo Aficionado, afiliado a la Liga de Fútbol de la capital y en 2003 se constituyó como Club Deportivo La Equidad Seguros, participando en la Categoría B del fútbol profesional colombiano. Su máximo laurel fue en 2008, cuando ganó la Copa Postobon contra Once Caldas, que le dio la posibilidad de jugar la Copa Nissan Sudamericana 2009.

Más allá si comulgamos o no con su estilo de juego y su filosofía, con la forma de sentir este deporte por parte del DT, hay mucho mérito en su actuación. Es su tercera final desde 2007: aquella vez, en el torneo finalización, perdió justamente contra Nacional 3 a 0 en el marcador global. Por su parte, en 2010 en el torneo apertura perdió contra el Junior de Barranquilla 3 a 2 en el global. El presente de este equipo está vinculado y sostenido por un proceso serio y ejemplar. Proceso, proceso, hoy de las palabras más utilizadas en el medio futbolero, sinónimo de frutos, cosecha y tiempo. Y la receta del proceso, la receta de La Equidad, está cocinada en la paciencia, especialmente cuando escasean los resultados positivos, el combustible del alto rendimiento. Ejemplar. Auque falten noventa minutos. Toda una vida.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.