Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/05/21 00:00

    La reconciliación en Colombia

    Define la RAE la palabra reconciliar como “hacer que dos personas enfrentadas vuelvan a tener buenas relaciones”. ¿Será posible la reconciliación en un país que no ha podido perdonar 50 años de conflicto?

COMPARTIR

El pasado 15 de mayo terminó con éxito el primer ciclo del proyecto Reconciliación Colombia, una iniciativa de la sociedad civil que busca promover el diálogo regional mostrando ejemplos de perdón, consecuencia de la violencia proveniente de actores como grupos paramilitares y de guerrilla.

Perdonar no es fácil, olvidar menos, pero es parte del proceso entender que la violencia genera violencia y muy seguramente el perdón genera tranquilidad.

Paradójicamente, mientras nuestros candidatos a la Presidencia emplean los medios de comunicación, las redes sociales y la plaza pública para lanzarse improperios y faltarle el respeto al país y los expresidentes de la República ripostan a favor de unos atacando otros, en Colombia hay una sociedad que está dispuesta a perdonar y retomar un nuevo rumbo de sus vidas.

Seguramente muchos preguntarán cómo un país busca reconciliación cuando reina la injusticia social, la  brecha en educación cada día es más enorme, los modelos económicos no benefician las bases y las regiones cada día se encuentran más abandonadas del centralismo.

Sí bien lo anterior es cierto, también el hecho de que hay historias desconocidas de personas que han sufrido el impacto de la violencia y han perdonado es verdad. 
Testimonios desgarradores de perdón, con un corazón afligido pero libre de rencor, víctima y victimario fijaron sus miradas y el dolor y la maldad encontraron una sola vía: la reconciliación.

Entre llanto y voz entrecortada un empresario del Valle del Cauca contó su experiencia de cómo había sido secuestrado dos veces. Nunca imaginó que habría una segunda vez y aunque le prometió a su nieto que no lloraría contando la historia, la emoción del relato lo lleva a ofrecer excusas al auditorio y puntualizó que le pagó un abogado a su victimario para que lo sacara de la cárcel.

Otra historia no menos conmovedora y quizá más fuerte marcó la vida de una mujer que hoy es líder de víctimas en Antioquia: su madre fue asesinada el 17 de septiembre de 2001 a manos de un legendario líder paramilitar que hoy purga prisión; el dolor fue inmenso pues como ella relata dejó su casa con un vacío enorme y con dos huérfanos a la deriva. Al comienzo nunca imaginó que perdonaría al autor de la muerte del ser mÁs importante en su vida y fue por un sueño que tuvo con su progenitora, quien le pidió que perdonara al asesino, hoy después de varios años lo ha perdonado y cuenta la historia como un episodio clave en términos de reconciliación para que la sociedad tome conciencia y considere que podemos perdonar.

Ante un proyecto de tanta magnitud liderado por Ximena Botero que ha comprometido a la sociedad civil a rodear a víctimas y victimarios, sí podemos concluir que la reconciliación en Colombia es posible.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.