Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/06/03 00:00

    La reforma a las regalías

    Reformar el sistema de regalías es un paso correcto que dará el Gobierno para compensar las pérdidas de las regiones productoras de hidrocarburos y minerales en Colombia.

COMPARTIR

El ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta Medina, ha dado en el clavo con el tema de reformar el actual régimen de regalías. En una entrevista que concedió al El Espectador (21-V-20014), planteó con la claridad que lo caracteriza que el Gobierno corregirá el malestar que existe en las regiones productoras de hidrocarburos y minerales por las disminuciones que tienen de los recursos que recibían por concepto de regalías desde que entró en vigencia el nuevo Sistema General de Regalías (SGR).

El ministro ha dicho que con la presentación de una nueva ley se subsanarán los errores que se cometieron cuando se aprobó hace dos años el nuevo sistema. Admite que con la redistribución que se realiza, basada en la nueva norma, los departamentos y los municipios productores vieron menguados sus ingresos. Por consiguiente, surgieron las inconformidades en las regiones donde operan las empresas que explotan hidrocarburos y minerales. 

Antes que de entrara en vigencia la Ley 1530 del 2012, que puso en marcha el nuevo SGR, el 80 % de los recursos de regalías se destinaban a los departamentos productores y el 20 % para el Fondo Nacional de Regalías para atender las necesidades de las regiones no productoras.

Con el nuevo régimen, se hizo una redistribución que benefició a todos los departamentos y municipios del país. Su fin fue hacer más equitativo el reparto en el territorio nacional, mediante un esquema centralizado para frenar los despilfarros que se había en las regiones. Pero hubo un agravante. Dicha reforma fue en contravía del proceso de descentralización administrativa.

El espíritu de la Ley 1530 es el de promover el desarrollo y la competitividad. Sin embargo, su manejo centralizado ha causado malestar en las regiones, porque en cierto modo encarna un tipo de talanquera para la descentralización administrativa. 

Además existen otra serie de inconvenientes que resultan en las tramitólogias de los proyectos en los Organismos Colectivos de Administración y Decisión (OCAD), en virtud de las diversidades de actores que participan en las aprobaciones para acceder a los recursos.

Es evidente que en el nuevo esquema del SGR se han presentado traumatismos y lentitud en los flujos de los recursos como lo admitió el ministro Acosta en una entrevista en El Tiempo (2-3-2014), y que en su opinión se han ido superando con el paso del tiempo.

Ese es entre otro uno de los motivos por los cuales el Gobierno presentará a consideración del Congreso de la República una contrarreforma que corrija esas falencias. De manera que reformar el actual sistema de regalías es un paso correcto que dará el Ejecutivo con un régimen que antes de entrar en vigor generó arduas polémicas en las regiones productoras de hidrocarburos y minerales, que vislumbraron que sufrirían reducciones de los recursos que recibían de regalías como consecuencia del nuevo esquema de reparto que se contemplaba en la ley.

Desde aquel momento, se escucharon voces de inconformidades en Putumayo, Vichada, César, Casanare, Meta, Arauca y La Guajira. Por eso, ahora estos departamentos le están solicitando al Gobierno recursos para financiar sus planes de desarrollo por los recortes de sus regalías.

Comparto con el ministro Acosta el criterio que el nuevo SGR dejó ganadores y perdedores. Ganadoras las regiones no productoras, porque participan de la bolsa general de regalías, a través de los distintos fondos. Las perdedoras son las regiones productoras ya que pasarán de recibir de un 74 % a un 9,5 % en el 2015, sino hay un cambio urgente en el esquema de distribución.

De allí la trascendencia del régimen de transición que acaba de poner en marcha el Ministerio de Minas con la expedición de un decreto que establece que cuando el departamento productor reciba como asignación directa menos del 50 % de lo que recibía antes de la reforma se compensarán con recursos del Fondo de Desarrollo Regional. Un mecanismo idóneo para aplicar correctivos.

La Contraloría General de la Nación, en un informe que hizo el año pasado, señaló que “ajustar los mecanismos del SGR debe ser una prioridad para el Gobierno” y concluyó que “sólo con el compromiso de todos los actores del SGR se podrá cambiar el rumbo. En conclusión: lo que busca el gobierno con una nueva reforma al SGR es enderezar el camino haciendo unas rectificaciones para que haya un régimen de regalías más competente, justo, equitativo y que frene la corrupción.

En Twitter: @j15mosquera
jemosquera@une.net.co
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.