Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/05/08 14:42

    La sustitución de cultivos

    Todo el trabajo está concentrado y se desarrolla con dinero en efectivo, el reto es grande y si no se elimina la tramitología será imposible consolidar un cultivo sustituto.

COMPARTIR

De cara al debate sobre la utilización del glifosato para fumigación aérea de campos cultivados con plantas de coca, se han revivido los programas de erradicación manual y sustitución de cultivos; del primero sobra analizar los peligros que encierra, especialmente para los miembros de la fuerza pública comprometidos en tan riesgosa labor. Por lo tanto, demos una mirada a la sustitución de cultivos y permítanme hacer algunas consideraciones sobre el tema, fruto de mis experiencias en diferentes intentos que han adelantado los gobiernos para buscar una motivación que anime agricultores, campesinos o colonos a cambiar de producto, dedicándose a cultivos legales.

El obstáculo mas grande que debe enfrentar el gobierno es la liquidez económica del proyecto, permítanme explicar un poco. Los narcotraficantes, una vez ubicado y  preparado el terreno para ser cultivado, hacen entrega al agricultor además de la semilla, varios elementos necesarios para llevar a feliz término la cosecha, los que van complementados por una infraestructura de vivienda donde se alojará el cultivador, la mayoría de veces con su familia: mujer e hijos  menores; en cuanto al sustento, quincenalmente le está llegando la remesa, contentiva de todos los alimentos y componentes necesarios, entre ellos medicamentos de diferente índole para sobrevivir en el lugar, pues no pueden ni deben abandonar por ningún motivo el sembrado. Sobra aclarar que esta carga se entrega en el lote mismo.

De entrada verán mis amables lectores, que la supervivencia para estos personajes está asegurada sin mayores esfuerzos ni riesgos, además por razones de imprevistos les dejan una buena cantidad de dinero en efectivo.

Una vez recogida la cosecha, pagados los raspachines (grupos de recolectores de hoja transitorios) y efectuado el proceso que lleva la hoja a base de coca, los patrones hacen el pesaje y le pagan al agricultor su trabajo, descontándole algunos gastos, especialmente lo concerniente al efectivo.

Terminada la tarea, nuestro hombre abandona el predio con su familia dedicándose a disfrutar el producto del trabajo, representado en suficiente dinero efectivo; como entenderán, mientras los programas de sustitución no cubran las necesidades primarias de los agricultores y no den solución al día a día del hombre y su familia en el lote, será muy, pero muy difícil convencer a estas personas que tiene un futuro económico igual o tal vez mejor al que les ofrece el cultivo ilegal.

Fijémonos en que toda la operación se hace en el predio: la entrega de la semilla, la remesa, la recolección y la paga, es decir todo el trabajo está concentrado y se desarrolla con dinero en efectivo, sin trámites, ni colas, ni esperas, mucho menos entrevistas o demoras en los pagos; de manera que el reto es grande y si no se elimina la tramitología, al igual que las dificultades para vender y transportar el producto de la cosecha, del lugar de recolección hasta el comprador, será imposible consolidar un cultivo sustituto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.