Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1993/07/26 00:00

LA TEORIA DE LA RELATIVIDAD

Mario Laserna, quien se precia de ser el únoco colombiano que fue amigo personal de Einstein. le aplicó la teoría de la relatividad al caso de Roberto Soto Prieto.

LA TEORIA DE LA RELATIVIDAD

CUANDO EL M-19 SE VIO EN LA NECESIDAD de ingresar al sistema como movimiento político legal , y adquirir el derecho de obtener representación en la Asamblea Constituyente, se le ocurrió algo bastante lógico: "echar mano" de gente del sistema, para presentárselos a la opinión como candidatos del sistema bajo la bandera del M-19.
Así aparecieron Carlos Ossa Escobar, Mario Laserna Pinzón y Pedro Bonet (alto funcionario del Grupo Santo Domingo) en las listas del movimiento. Este último continúa en el sistema. Los otros dos, Ossa y Laserna, han resultado recientemente enfrentados con el sistema, el primero como consumidor de drogas y el segundo por una incomprensible relación comercial con uno de los delincuentes mas perseguidos. después de Pablo Escobar, claro, por las autoridades colombianas.
Laserna Pinzón ha desmentido categóricamente la acusación de ser socio, en una cadena de pizzerías, del autor del robo de los 13.5 millones de dólares y recientemente traficante de drogas, Roberto Soto Prieto. Y yo se lo creo. Pero sin necesidad de ser socio ha dejado entrever, a través de sus declaraciones a distintos medios de comunicación, que por cierto se parecen más a una confesión, que promovió comercialmente a Roberto Soto Prieto, y que en varias oportunidades lo recomendó ante empresarios colombianos como la persona apropiada para abrir mercados para sus productos en Europa.
Las razones de porqué lo hizo resultan de una preocupante ingenuidad. "A mí no me habían advertido que estaba en esa situa- ción ni que se debiera tener unas relaciones distintas con él a las de otros colombianos". Sabía que Soto era prófugo de la justicia colombiana? "Que había sido condenado en Colombia, sí".
Me parece que la posición del doctor Laserna se encuentra en un punto intermedio entre la amistad que otro embajador antecesor suyo tuvo con Roberto Soto. y la absoluta distancia con la que un sucesor suyo en la misma embajada manejó al mismo personaje. Se sabe que cuando fue embajador en Austria, Gustavo Rodríguez hizo amistad con Soto e incluso llegó a calificarlo de "personaje encantador". En el otro extremo esta la manera rigurosa con la que Alfonso Gómez Méndez, siendo embaJador ante el mlsmo país, esquivó a Soto y se cuidó de que éste prófugo de la justicia colombiana no pusiera jamás los pies en la embajada. En la mitad esta Mario Laserna, menos amigo de Soto que Gustavo Rodríguez, pero mas entusiasta a la hora de promover y recomendar sus extraordinarias capacidades comerciales, sus conexiones y su talento. El mismo monumental talento que le permitió robarse a través de un computador la suma de 13.5 millones de dólares, el robo mas grande de la historia del país.
Me preocupan, igualmente, pero tambien se las atribuyo a su evidente ingenuidad. las contradicciones del doctor Laserna a la hora de explicar la frecuencia con la que se veía con Soto en Viena. En la revista Cambio l 6 dice:
"El (Soto)fue una vez a la embajada porque estaba allí su padre". Pero luego en un reportaje en El Tiempo dice: " También lo ha- cia (conversar con Soto) cuando él señor Soto concurría a mí despacho para exponerme el interés de alguna empresa en eslablecer vinculaciones con empresarios colombianos".
Por qué lo hizo Laserna? Por un interés comercial personal? Estoy segura de que no. Más bien pienso que el entonces embajador, célebre entre otras cosas en nuestro país por ser el único colombiano amigo personal de Einstein, creía realmente en que las conexiones de Soto eran ideales para abrir mercados a los productos colombianos. Es decir, que el doctor Laserna le aplicó la teoría de la relatividad al caso Soto. Lo de que Soto estuviera condenado en Colombia, fuera prófugo de nuestra justicia y estuviera solicitado en extradición era relativo, si podía servirle comercialmente al país.
Esta vez la fama de profesor distraído del doctor Mario Laserna le juó6 la peor pasada de su vida.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.