Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1994/08/29 00:00

    LA TRIPLETA

    La Constitución del 91 fracasó en su intento de despolitizar la justicia.

COMPARTIR

La constitución del 91 no cumplió del todo sus cometidos. Es claro que hoy no tenemos un mejor Congreso que el revocado, ni hemos mejorado las formas de hacer política, pero, sobre todo, es claro que no tenemos una mejor justicia. Prueba de ello es la ya conocida con el nombre de "tripleta", de nuevo fiscal, nuevo contralor y nuevo procurador. Si todo sale como estáprevisto, Orlando Váquez Velásquez será el nuevo procurador, y con ello tres congresistas de carrera (sin que eso implique, para nada, que ser congresista de carrera sea una inhabilidad per se) habrán pasado a ocupar los tres cargos más importantes de justicia y fiscalización en el país.
Eso es significativo. Significa nada más, ni nada menos, que la Constitución del 91 fracasó en su intento de despolitizar la justicia. Por eso sería bueno analizar cada caso en concreto, comenzando por el del nuevo fiscal.
Para nadie es un secreto que el nuevo fiscal, Alfonso Valdivieso, era el palo de la terna y el menos favorito de los tres candidatos. Representaba lo que se llama "un saludo a la bandera" del Presidente al galanismo, que ha sido una constante de este régimen. Pero la Corte, en lo que los analistas han interpretado como un acto de rebeldía contra el actual Presidente y el nuevo, desechó a los dos favoritos y se quedó con Valdivieso, un hombre de bajo perfil (que no es un término peyorativo sino una respetable manera de ser) en cuya hoja de vida no vi nada que no hubiera hecho, o logrado, como primo de Galán. No existe una sola queja o reclamo sobre su honestidad, rectitud, moralidad. Las dudas que hay recaen sobre su capacidad para ejercer uno de los cargos más difíciles del país, en el escaso año y medio que la Corte le dio para hacerlo. Sobre el nuevo fiscal, entonces, mi conclusión es la siguiente: arranca con un buen banderazo moral, pero tendrá que demostrar que los palos también pueden dar sorpresas. Lástima de Juan Carlos Esguerra, el candidato favorito de esta columnista. Pero presidente Samper: por ahí quedan unos ministerios sin repartir...
Sobre el contralor, bueno. El caso es distinto. Así como a Valdivieso le corresponde honrar las expectativas que dejó ampliamente satisfechas en la opinión pública su antecesor, Gustavo de Greiff, que le puso un punto muy alto al cargo de fiscal, a David Turbay Turbay le pasa lo contrario. Estamos tan poco acostumbrados a tener un buen contralor, que a la opinión no le impresiona mucho la elección de un hombre tan cuestionado por andar en malas compañías y, como dijo en su momento el columnista Rafael Santos, haberse convertido en la "Edis" del liberalismo. Todo desechable de ese partido iba a parar a su campaña como aspirante a la Presidencia, e incluso me dicen que abrían la puerta de su sede. Es curiosa la altísima votación que obtuvo en el Congreso, incluso entre la gente más proba. Pero también es curioso que muchos de esos parlamentarios, entrevistados por la televisión, advirtieran que van a mantener "una estrecha vigilancia" sobre la gestión de Turbay, como si en el fondo de sus corazones su voto les remordiera las conciencias. Después del desempeño del controvertido Manuel Francisco Becerra Barney, nadie espera nada de la Contraloría. en cualquier caso. Así que si don David se sacude de las malas compañías, y le pone a la Contraloría el mismo empeño que le puso a ser uno de los mejores estudiantes de la universidad que compartimos hace años, podría resultar una sorpresa inesperada. Lástima de Hugo Palacios y de Diego Moreno. Pero presidente Samper: ahí quedan unos ministerios por repartir...
En cuanto al procurador, preferiría ver en el cargo a Marcela Monroy, de cuyas capacidades y rectitud puedo dar fe porque la conozco desde "kinder". No me gustaría ver allí al actual ministro de Justicia, porque es politiquero, porque no me gustó su gestión ministerial y porque no me parece bien que el nuevo procurador sea el ministro de Justicia del régimen anterior. Además, es a él a quien se debe todo el despelote con los presos que tuvo el actual gobierno haciéndole trampas todo este tiempo al Código de Procedimiento Penal. En cuanto a Orlando Vásquez... De él sé que no pudo con el Ministerio de Gobierno de Barco, porque es mal político, y que se cayó de él como se caen en Colombia todos los ministros: renunciando... a petición. Pero sé que es un excelente jurista, que ha sido un buen parlamentario, de esos "que hacen la tarea". Es un constitucionalista independiente, que hasta de pronto haría una buena procuraduría...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.