Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2010/08/28 00:00

    La última notaría de Uribe

    Con la generosa designación del Sancho de su Sancho, Uribe demostró que le sacó hasta la última gota a su largo gobierno.

COMPARTIR

Cuando le faltaban menos de 48 horas para despegarse de la silla presidencial, Álvaro Uribe nombró a dedo a su último notario. Lo curioso es que durante meses repitió hasta el cansancio -y buscando impedir que el escándalo de las notarías subiera hasta él- que el suyo había sido un gobierno de meritocracia y que gracias a él se habían acabado los privilegios y las épocas en las que el Presidente nombraba notarios a sus amigos y subalternos.

Lo dijo por última vez el pasado 29 de julio en las escalinatas de Palacio. Ese día se hizo acompañar por sus dos hijos, los empresarios Tomás y Jerónimo Uribe Moreno, para emitir una declaración ofendida ante el atrevimiento de la Corte Suprema de Justicia, que pidió a la Fiscalía investigar si su primogénito había tenido o no que ver con el nombramiento de una notaria de Tunja que aseguraba en una grabación ser "cuota de Tomás Uribe".

Allí, con actitud de dignidad agraviada y "bajo la gravedad del juramento" televisivo, el entonces Presidente afirmó: "Este gobierno practicó el concurso de méritos para nombrar a los notarios. Antes los nombraba el Presidente de la República. Esos nombramientos los ha hecho el Presidente de la República, los hizo el Presidente de la República antes de los concursos de notarios". (Vea el documento)

En Semana.com, ustedes pueden ver tanto el texto como el video de esa declaración, que no fue la única en ese sentido. Por lo menos en otras 14 ocasiones el entonces mandatario reiteró que ya los presidentes no designarían notarios. (Ver el video)

Aseguraba el ahora ex Presidente que antes del concurso los jefes de Estado nombraban a los amigos como notarios interinos, a sabiendas de que esa interinidad se prolongaría por largo tiempo. De esta manera fueron notarios, por ejemplo, sus primos Jorge Humberto y Ángela María Uribe, hermanos del ex senador Mario Uribe y prósperos guardianes de la fe pública en Bogotá y Envigado.

También lograron sus notarías, después de la aprobación de la reelección, ahijados de los congresistas Yidis Medina, Teodolindo Avendaño, Alirio Villamizar, Roberto Gerlein y Jaime Amín, entre otros, según un preciso listado entregado a la justicia por el ex superintendente de Notariado Manuel Cuello Baute. (Vea el documento)

Entre esas notarías -creadas "para hacer patria"- estaba la 66 de Bogotá, inicialmente entregada a un recomendado del representante Milton Rodríguez, según la declaración de Cuello.(Vea el documento)

Ese pedazo de la historia no le gusta al doctor Uribe. Solo cuenta la parte del concurso y destaca siempre que el Presidente dejó de nombrar notarios.

Sin embargo, ocho días después de su sentida..., Uribe firmó un decreto convirtiendo en notario 66 de Bogotá al asesor de su ministro Fabio Valencia Cossio, sin que mediara concurso alguno. (Vea el documento)

El beneficiado se llama Héctor Adolfo Sintura Varela, y el decreto nombrándolo fue emitido en la tarde del 5 de agosto de 2010. Explica ese decreto que ante la no aceptación de dos participantes en el concurso de méritos y por haberse vencido la lista de elegibles, el gobierno nacional procedía al nombramiento.

Lo que no dice la parte motiva es que la anterior notaria designada, Yolanda de Carvajalino, fue nombrada un día antes de que se venciera la lista de elegibles. El decreto salió el 10 de junio y la lista expiraba el 11.

Sin esa lista vigente, el Presidente de la República recuperó la facultad de nombrar notarios en Bogotá y en 11 departamentos.

Habían pasado 17 días desde que la anterior nombrada declinara, y tal vez la designación habría podido esperar 48 horas más, a la llegada del nuevo Presidente, pero el mandatario saliente no quiso aguantarse el gustico.

Con la generosa designación del Sancho de su Sancho, Uribe demostró que le sacó hasta la última gota a su largo gobierno y que -como siempre- unas cosas eran las que decía y otras muy distintas las que hacía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.