Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/05/26 00:00

    La unidad del canibalismo

    En realidad lo que el electorado estaba pidiendo a gritos era respuestas, debates, liderazgo y una visión clara de país.

COMPARTIR

A muchas personas les cuesta entender lo que sucedió el 25 de mayo y no se por qué, si se veía venir. El gobierno Santos había convertido, el mismo y sin ayuda de nadie, estas elecciones en un plebiscito. Entre la paz y la guerra. A simple vista parece que perdió. Y digo parece porque las razones son más profundas de lo que esgrimen los escuetos analistas en televisión.

Y es que resulta  que lo que ocurrió este 25 de mayo no fue sólo un tema entre paz y guerra, fue un auténtico examen al gobierno Santos y sus casi cuatro años de desempeño, en el que claramente se rajó y al que ahora le queda una última oportunidad. Como quién dice tiene que habilitar y hacer en 20 días lo que no logró en seis meses de campaña y los años de gobierno.

Este gobierno vendió dos sofismas, “la paz soy yo” y “sin mi no hay paz” a pesar de que todas las encuestas indican que este no es un tema relevante en la vida de los colombianos y no porqué no la anhelen, sino porque no le creen a las Farc. El colombiano en este tema está como Santo Tomás de Aquino: “hasta no ver, no creer”.

En realidad lo que el electorado estaba pidiendo a gritos era respuestas, debates, liderazgo y una visión clara de país. Y eso por ningún lado afloró en la campaña santista. En consecuencia la gente optó por castigar al gobierno de diferentes formas, una de ellas fue apoyando a su auténtico opositor el Polo, que con Clara López y sus casi dos millones de votos resurgió de las cenizas, otra forma fue votando por Marta Lucía a quién Santos intentó frenar hasta el cansancio,  la última y más evidente fue dándole una contundente victoria a su acérrimo rival.

La tarea es difícil y casi imposible, sobretodo porque él y su equipo no parecen darse cuenta de lo que está sucediendo, están desconectados de la realidad. Prueba de ello fue los sucedido en las legislativas, que lo tomaron como una victoria y no como lo que fue, una debacle, evidentemente no supieron reaccionar, parece que en este grupo la autocrítica escasea, pensaron que ganarle con los votos de Musa y el Ñoño era un hit cuando en realidad demostraba un profundo fracaso.

Realmente la campaña Santos ha hecho todo para perder las elecciones, ha tomado decisiones incorrectas, una tras otra, ha cometido todo tipo de errores en comunicación, entre ellos llamar gamines a los opositores a los opositores y ha construido un monstruo ingobernable de mil cabezas llamado Unidad.

Con el agua al cuello, Santos parece que no quiere ganar, su solución al problema es sumarle más cabezas a la Hidra, quiere tener en un mismo espacio a Peñalosa,  Petro, Lleras, Clara, Noño, Claudia López, Lucho, Robledo, Gaviria, Samper y todo el que quepa.

Es claro que esto es imposible conseguirlo por más que el enemigo sea común, porque antes de que eso suceda, se terminarán devorando el uno al otro. Mientras tanto, desde la otra esquina se escucha una sola voz y se trabaja de forma organizada.
 
Así las cosas, el Presidente Santos quiere pasar el año comprando las respuestas del examen, como si hacer más copia resolviera el problema de fondo.

En Twitter: @DANNYPOLÍTICO
*Docente Universidad del Rosario.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.