Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1996/03/11 00:00

    LA VERDAD

COMPARTIR

Lo mas probable es que este dificil capítulo del proceso 8.000, relacionado con la infiltración de dineros calientes en la campaña samperista, se cierre sin que nunca conozcamos completamente la verdad. Eso, porque las dos únicas personas que pueden contar el cuento de principio a fin son el presidente Samper y el ex ministro Botero. El primero lo niega y esprobable que lo niegue siempre. Y el segundo acepta parte de la verdad, pero también es probable que la otra parte se la calle para la eternidad. Pero de lo que la opinión pública conoce y la Fiscalía evalúa, sí es posible elaborar una lista de los hechos que no admiten discusión, que están comprobados y que le permitirán al lector hacerse una idea aproximada de lo que realmente sucedió.· Está confirmada la autenticidad de los narcocasetes. Nada de su contenido ha sido oficialmente refutado.· A pesar de eso, la Fiscalía no llegó al proceso 8.000 vía los narcocasetes, sino a través de las camisetas que, está comprobado, una empresa del cartel manejada por los hermanos Murcillo entregó a un grupo de parlamentarios, y cuyas listas de entrega fueron encontradas en las oficinas del contador Pallomari en el primer allanamiento que se les practicó. Este y otros allanamientos realizados en julio de 1994 pusieron al descubierto cheques y recibos de alojamientos de políticos en el Hotel Intercontinental de Cali que abrieron una puerta distinta a la de los narcocasetes para que la Fiscalía entrara definitivamente a lo que hoy se conoce como el proceso 8.000.· Pero como siempre hay un buen trecho entre unas camisetas proselitistas y 6.000 millones de pesos, faltaba un ingrediente que le diera a la investigación la dinámica que requería para enrumbarse de manera definitiva. Ese ingrediente lo constituyó el testimonio del ex cónsul de Colombia en Miami, Andrés Talero, quien se presentó voluntariamente a la Fiscalía a relatar que en una comida privada en casa de Medina, el ex tesorero les contó informalmente a sus invitados que la campaña había recibido millonarias donaciones del narcotráfico. Esto condujo a Medina, ya detenido, a entender que no tenía más remedio que contar la verdad.· La Fiscalía se prepara para presentar denuncia penal contra el Presidente de la República sin que haya aparecido todavía una plena prueba sobre el conocimiento del Presidente en el anuncio de la infiltración de dineros. Al respecto, desde el punto de vista probatorio, solo existen dos referencias vagas que aparecen en los narcocasetes sobre una supuesta 'luz verde' del candidato y unas concesiones políticas a los Rodríguez a cambio de aportes; también una referencia de Medina a la frase "hagan lo que quieran pero que yo no me entere", atribuida por el ex tesorero al entonces candidato; y una frase abstracta de Botero en el sentido de que "el Presidente sabía". Lo más probable es entonces que al Presidente se le procese por encubrimiento y no como gestor de la infiltración de los dineros.· Porque también está confirmado que si el Presidente no sabía, sí tuvo que haberse enterado cuando los narcocasetes salieron a la luz pública. A ello se suma una advertencia del gobierno de Estados Unidos a la campaña samperista, en noviembre de 1993, sobre la posibilidad de que los narcodineros estuvieran entrando a la campaña sin conocimiento del candidato. En ninguno de los dos casos Samper reaccionó. Con respecto a la posibilidad del encubrimiento presidencial, Botero ha aportado a la Fiscalía una precisa información sobre la forma como, una vez hizo explosión el escándalo, primero la campaña y después el gobierno se concentraron en tapar lo sucedido.· Está confirmado que Medina se reunió por lo menos una vez con los Rodríguez en Cali, y que viajó expresamente para convenir la entrega de los narcodineros.· Está confirmado que se violaron los topes financieros de la campaña, que eran de 4.000 millones. Se calcula que el costo total de la campaña fue de alrededor de 15.000 millones, de los cuales cerca de 6.000 millones provinieron del narcotráfico.· Está confirmado que de esos 6.000 millones, alrededor de 3.000 ingresaron directamente a la campaña a través de Medina. Los otros 3.000 fueron girados en Cali a los parlamentarios de todo el país para que hicieran proselitismo a favor de la candidatura de Ernesto Samper.· Está confirmado que los 3.000 millones que pasaron por Medina, llegaron a su casa en cajas de cartón envueltos en papel de regalo. De los pagos hechos con este dinero existen facturas que el ex tesorero aportó a la Fiscalía.· Está confirmado que de los 3.000 millones que se canalizaron a través de las tesorerías regionales, entre 150 y 800 millones fueron enviados en una avioneta que, también está confirmado, hizo una parada en Montería y, aún por confirmar, dos paradas más en Valledupar y Barranquilla. Y se habla de otras avionetas.· Está confirmado que en la época de la campaña el cartel de Cali abrió varias cuentas en las que se manejaron cerca de 50.000 millones de pesos. De allí salieron los dineros para la campaña de los congresistas, para la presidencial, para el pago de abogados, sobornos, relaciones públicas, etc.· Está confirmado que el cartel abrió en enero de 1994 y cerró en septiembre del mismo año varias empresas fachada a través de las cuales se canalizaron los cheques de los aportes políticos.· Está confirmado que además de los aportes del cartel de Cali, a la campaña también ingresaron otros dineros, que corresponden al capítulo de la tristemente célebre 'monita retrechera'. Ellos fueron donaciones del grupo del conocido como 'hombre Marlboro', el político guajiro Santa López Sierra, y de sus asociados, un grupo de donantes que se identificó eufemísticamente como de la 'Philip Morris' , porque son los principales compradores de cigarrillos de esta multinacional para Centroamérica y el Caribe. Sobre estos hombres existe una investigación por lavado de dineros en Estados Unidos.· El cartel de Cali no necesitaba hacer ningún pacto con el candidato para la entrega de los aportes. Samper para entonces avalaba la filosofía del ex fiscal De Greiff quien, de buena fe, y poniéndole la cara al país, era partidario de un tratamiento flexible con los hermanos Rodríguez, mecanismo permitido por la ley de sometimiento a la justicia, el cual implicaría una entrega de ellos y una condena suave por parte del Estado. Así se daría fin al conflicto que ofrecía pocas salidas distintas a la muy improbable de capturarlos. Los dineros del cartel no se aportaron entonces a la campaña para que el candidato Samper pactara con los Rodríguez, sino para que ganara las elecciones, porque la filosofía del nuevo gobierno, totalmente discrecional para un Presidente, les sería muy favorable.· Está comprobado que el gobierno de Samper, ya posesionado, duró cerca de un año 'dándole caramelo' al ex tesorero Santiago Medina, con el objeto de evitar que hablara. Entre otras cosas, lo ilusionaron con el ofrecimiento de una embajada que ya no podían darle, porque los casetes ya habían alertado a la opinión sobre la posible infiltración de dineros por conducto de 'Santi'.· Está comprobado que, con el mismo propósito, el gobierno de Samper también duró cerca de seis meses 'dándole caramelo' a Fernando Botero, después de su renuncia y posterior detención. Le pidieron nombres para ministros, le consultaron la cúpula militar, y le ofrecieron cuotas burocráticas de distinta índole. Incluso llegaron a plantearle apoyo a iniciativas legislativas y políticas que le ayudaran a solucionar su problema personal. De ahí se deriva el extraño episodio del narcomico y el empeño que se le puso a la caída del fiscal Valdivieso. Se habla incluso de la existencia de memorandos de Botero al gobierno diseñando algunas de las estrategias.· Está comprobado que el senador Eduardo Mestre y el periodista Alberto Giraldo jugaron un papel fundamental en el proceso de la infiltración de los dineros, como grandes agentes de la operación.· Está confirmado que tanto Giraldo como Mestre recibieron durante la época de la campaña millonarias sumas de dinero cuya destinación está siendo investigada.· Y por último, está confirmado que al ex senador Eduardo Mestre se le vio insistentemente durante los últimos días de la campaña reunido largas horas con el candidato a puerta cerrada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.